El IMSS entregó por equivocación los cuerpos de dos mujeres a dos familias distintas de la comunidad de Calderitas; uno de los cadáveres fue enterrado y el otro continuaba en el hospital.

La afectada identificada por el nombre de Lucely, relató que a las dos de la tarde aproximadamente, le entregaron un cuerpo que no era el de su madre sino de otra mujer y éste ya había sido enterrado.

Lucely explicó que la funeraria y el personal del hospital no permitieron que viera el cuerpo porque la fallecida había sido supuestamente diagnosticada con covid-19 y los protocolos médicos no lo permitían.

Fue a través de otras personas que la cuestionaron sobre si el cadáver ya había sido enterrado, que se enteró de que el cuerpo de su madre aún se encontraba en el nosocomio. Después de investigar dieron con que la mujer que habían enterrado era la señora María Elida. M. F.

Parientes de la Señora María Elida fueron informados de la situación por lo que también se encontraban en la clínica para pedir explicaciones. Alex Pérez Feria, hijo de la fallecida, dijo que su sobrino fue el que entró para identificar el cuerpo y darse cuenta de que no era el de su abuelita.

Al momento del reclamo, el personal del hospital únicamente pidió disculpas sin ofrecer solución a los afectados por lo que determinaron que interpondrán una denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

Deja un comentario