Elementos de la Policía Quintana Roo detuvieron a siete integrantes pertenecientes al crimen organizado que se encontraban en un domicilio ubicado en la supermanzana 321 de la ciudad de Cancún.

En el lugar fueron rescatados una mujer y su hijo que estaban siendo privados de su libertad y que aparentemente iban a ser ejecutados.

Durante la detención se aseguraron dos fusiles AR-15, tres cargadores y 84 cartuchos útiles calibre .223 milímetros, tres armas cortas con sus cargadores, 26 cartuchos útiles de diferentes calibres y cinco bolsas que contenían más cartuchos de diferentes calibres.

De igual forma se incautaron 12 bolsitas que contenían marihuana, 12 teléfonos celulares, un equipo de descargas eléctricas, tres chalecos antibalas, esposas metálicas y placas de vehículos.

Los detenidos y los objetos asegurados fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial.

Deja un comentario