En los últimos días se han desatado enfrentamientos en las presas de Chihuahua por parte de los campesinos que afirman que la entrega de aguas a Estados Unidos, los dejarían sin el recurso suficiente para su ciclo de cultivo ya que hay sequía en el estado.

El pasado 8 de septiembre, los campesinos se enfrentaron a la Guardia Nacional en la presa La Boquilla que culminó con la retirada de los oficiales de la zona y la muerte de una mujer. Los agricultores tomaron las instalaciones y cerraron las válvulas del desfogue.

La situación se deriva del Tratado sobre Distribución de las Aguas Internacionales que fue firmado en 1944 por México y Estados Unidos para establecer la paz luego de que se desarrollara una disputa por el territorio de Texas.

Por ello, las dos naciones tienen derecho al uso del agua proveniente del Río Colorado y del Río Bravo, que abastece al norte del país. Anualmente México debe dar 431 millones milímetros cúbicos por el Río Colorado y E.E.U.U mil 850 millones de metros cúbicos por el Río Bravo.

México tiene la posibilidad de saldar la cuota en periodos de cinco años; el ciclo pasado se entregaron 779.3 Mm3 y falta por saldar 378.3 Mm3 antes del 24 de octubre.

El Gobierno Federal y la Conagua aseguran que el desfogue las presas a causa del tratado no pone en riesgo el abasto de los agricultores, aunque estos se han manifestado, respaldados por el Gobierno de Chihuahua, ya que temen que lo que se les asigne no sea suficiente.

Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, se ha reunido con los afectados para impulsar una propuesta que prometa saldar la deuda de México con Estados Unidos, sin comprometer la agricultura mexicana, pero aún no han obtenido respuesta de la federación.

Deja una respuesta