Dentro de la nación estadounidense alistan los preparativos para la distribución y aplicación de la vacuna contra el covid-19 a inicios de noviembre.

Los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han notificado a los funcionarios de salud pública de los 50 estados de la nación, que alisten los preparativos para la distribución de la vacuna contra el coronavirus que se prevé podría ser a finales de octubre o inicio de noviembre.

El director de los CDC, Robert Redfield, envió una carta a los gobernadores y alcaldes de las principales ciudades en Estados Unidos pidiéndoles que estuvieran listos para aplicar la vacuna a partir del 1 de noviembre.

La planeación de los CDC establece especificaciones técnicas para dos posibles candidatas denominadas como “Vacuna A” y “Vacuna B”, lo que incluye requisitos de envío, mezcla, almacenamiento y administración. Se presume que los detalles podrían coincidir con los productos desarrollados por Pfizer y Moderna, que son los más avanzados en ensayos clínicos.

Se prevé que los profesionales de la salud, trabajadores esenciales y empleados de seguridad nacional serán considerados como sectores prioritarios para la aplicación de la vacuna.

De igual forma, las personas de 65 años o más, los nativos americanos y los que pertenecen a “poblaciones minoritarias raciales y étnicas” así como personas que están encarceladas y corren mayor riesgo de contraer el virus.

Sin embargo, los CDC agregaron que sus planes aún eran hipotéticos y señalaron que “el panorama de la vacuna Covid-19 está evolucionando y es incierto, y estos escenarios pueden cambiar a medida que haya más información disponible”.

Deja un comentario