El presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, ordenó al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) un estudio que detectó la presencia de una estela contaminante producto del uso de glifosato en cultivos y aguas.

Se trata del Expediente científico sobre el glifosato y los cultivos GM que documenta cómo el agroquímico, introducido en 1974 por la transnacional Monsanto, está correlacionado con el aumento de más de 20 enfermedades en México: oncológicas, endocrinas, metabólicas y neurodegenerativas, así como trastornos sistémicos.

La discusión sobre el uso del herbicida ha sido un tema que provoca desacuerdos internos entre los servidores públicos de más alto nivel. Además, ha provocado las manifestaciones del sector privado en contra de retirar el agroquímico de forma paulatina.

En 2017 fue publicado un estudio que demostró la presencia de transgénicos y glifosato en varios alimentos derivados del maíz que son de alta demanda y fácil acceso en el país.

El Conacyt especifica que se ha localizado el agroquímico en fluidos como la leche materna, orina y sangre de agricultores y sus familias en México; particularmente en comunidades de Campeche, Yucatán y Jalisco.

El glifosato también ha sido detectado en aguas costeras de la Península de Yucatán, particularmente en los sitios donde hay mayor concentración de zonas agrícolas.

La actual administración de López Obrador se ha negado al uso de este agroquímico en proyectos gubernamentales. El Gobierno Federal considera que su uso se irá reduciendo año con año hasta que dentro de cuatro años pueda ser eliminado. Es por ello que Conacyt estará encargado de investigar opciones alternativas para la agricultura del país.

Deja un comentario