La nueva normalidad de educación a distancia que continuará en el Estado por la contingencia sanitaria, genera un aumento en problemas de obesidad entre la población infantil y juvenil del Estado, advierten expertos en el tema.

Esta situación, menciona, afecta principalmente a los más de 23 mil niños de entre 6 a 12 años de edad de la entidad que ya se encontraban al límite de la acumulación excesiva de grasa, y pone en riesgo a otros 32 mil que ya presentan obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

“Durante los primeros cuatro meses que se aplicó en el país este modelo educativo, se registró un aumento en el consumo de alimentos chatarra y bebidas azucaradas mientras los niños veían la televisión educativa”, dice la nutrióloga Astrid Villanueva Carrasco.

Durante la primera fase de la pandemia se realizaron varios estudios a nivel nacional, los cuales coincidieron en que los niños comían más alimentos no aptos mientras tomaban clases a través de la televisión.

Para evitar esta situación, la nutrióloga aconseja adecuar un espacio exclusivo para observar televisión, sin distracciones y con buena iluminación, y establecer estrictos horarios para que los niños no pasen más de tres horas diarias frente a este aparato. También recomienda que los niños realicen ejercicio físico o actividades didácticas, para liberar energía y el estrés del confinamiento.

Deja un comentario