Tabasco se convirtió en el segundo Estado del país en prohibir la venta de bebidas y alimentos con alto contenido calórico a menores de edad, al aprobar el Congreso local con 22 votos a favor la iniciativa enviada por el gobernador Adán Augusto López Hernández, para restringir el acceso de la población infantil a la llamada “comida chatarra”.

En el caso de los niños, no se permitirá que se les suministren ese tipo de productos, a menos que quienes lo hagan sean sus padres, madres o tutores legales; también se prohíbe la instalación de máquinas expendedoras en los centros educativos de nivel básico, así como en los hospitales públicos y privados, clínicas y centros de salud.

Además en la reforma, se prevé una estrategia para limitar la publicidad que incide en los gustos y decisiones de compra, por lo que los anuncios, carteles o cualquier tipo de publicidad referente a los productos mencionados, se ubicarán fuera de un radio de 300 metros de los centros educativos de educación básica y centros médicos de atención hospitalaria y ambulatoria, y se incrementará en un 25 por ciento más, la tarifa de pago de derechos para la colocación de dicha publicidad en los lugares autorizados.

Deja un comentario