La PROFECO hizo un análisis a 44 marcas de jamón que se comercializan en el país y descubrió inconsistencias en 11 de ellas.

Un estudio realizado del 24 de marzo al 10 de junio por la Procuraduría Federal del Consumidor detectó que algunas marcas de jamón que se comercializan en México incumplen con el porcentaje de carne que anuncian, contenido del producto e incluso omiten información o están fuera de las normas establecidas para su comercialización.

Dentro de las principales conclusiones que arrojó el análisis, estas marcas destacan:

  • La marca Bafar, jamón de pavo 400g contiene 4.7% menos del producto al igual que Duby, jamón cocido de pavo de 500g que tiene 4.6% menos de lo que anuncia, por lo que ambos no cumplen con el contenido que indican
  • Por otra parte, el jamón cocido de pavo ‘Duby’ incumple con la Norma Oficial Mexicana-158-SCFI-2003 porque la totalidad de la carne utilizada no corresponde a muslo de pavo como lo exigen las especificaciones de la norma
  • Galy, jamón cocido de cerdo y pavo a granel, no cuenta con el porcentaje mínimo de cerdo que debe tener pues sólo tiene un 55.1% cuando el mínimo es del 55%
  • Parma, jamón de pierna york 200g, no indica en etiqueta la clasificación comercial
  • Sparta Cocido, jamón de pavo y cerdo de 1 kg contiene pollo, por lo que no debería usar la denominación de ‘jamón’. El fabricante realizó los cambios en la formulación y etiquetado
  • Lala Plenía, jamón virginia de pavo 250g, no indica en etiqueta el porcentaje de proteína de soya adicionada (el fabricante mostró el cambio el etiquetado)

Por otro lado, las marcas que se encuentran fuera de la norma son las siguientes:

  • Parma Campestre, jamón de pierna de 250 g que se hace llamar “fino” contiene fécula, que de acuerdo a la clasificación que menciona, no debería tener
  • Cuadritos, jamón virgina de pavo a granel no cumple con el porcentaje de proteína libre de grasa de acuerdo a la clasificación de “preferente” que la marca ostenta
  • Parma Sabori, jamón virgina de pavo de 250g se hace llamar “Reducido en sodio” pero no cumple con el 25% de reducción para entrar en la clasificación
  • San Rafael, jamón real pierna de 300 g contiene almidón que no menciona dentro de sus ingredientes

Deja un comentario