Dueños de gimnasios han buscado de diversas formas el permiso para reabrir sus negocios y generar ingresos que se han visto afectados por la pandemia.

Tras cinco meses en los que los gimnasios han estado cerrados por la pandemia del Covid 19, hoy en la capital un grupo de aproximadamente 50 personas, entre usuarios, dueños de gimnasios y de centros de entrenamiento, marcharon de manera pacífica y se plantaron frente a la Secretaria de Salud Estatal (SESA) para exigir a las autoridades sanitarias les permitan reabrir sus negocios, ya que el semáforo epidemiológico en la zona sur del estado pasó de rojo a naranja.

Rodrigo Hoyos, integrante de la Asociación de Propietarios de Gimnasios en la capital del estado, indicó que la petición es para que los gimnasios ya con el semáforo naranja, sean reclasificados como establecimientos esenciales, puedan operar con 50 por ciento de su capacidad y aplicando todas las medidas de seguridad sanitaria y de esa manera obtener ingresos para mantener a sus familias y poder devolver el empleo a sus trabajadores.

Deja un comentario