La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO
Profesor y Periodista
Ex Director de SQCS
Ex Director del IEA

La oposición al gobierno en México parece deshauciada por su empecinamiento en la estrategia de criticar, sabotear y pretender destruir todo de manera sistemática, lo cual ha tenido un efecto búmeran lastimando su credibilidad, su confiabilidad y su pertinencia. Nadie con la cantidad de desprestigio que ha acumulado la oposición al presidente Andrés Manuel López Obrador puede aspirar a ser medianamente competitivo en una confrontación electoral.

El año próximo se renovarán los ayuntamientos de casi todo el país, 25 congresos locales, la cámara de diputados federales, y se elegirán 15 nuevos gobernadores. Esos comicios intermedios podrían ser la debacle final de los partidos políticos actuales que no reaccionaron positivamente después de las elecciones presidenciales de julio de 2018, les ganó la soberbia y la ira y se alejaron aún más de las causas populares en su afán de proteger privilegios perdidos.

Lo mismo apoyan al autoproclamado presidente de Venezuela Juan Guaidó que piden perdón y se inclinan ante el rey de España a quien López Obrador solicitó una disculpa por los atropellos, abusos y crímenes que cometieron los españoles en la conquista y el coloniaje. Defienden a los banqueros que lucran en nuestro país más que en el suyo, a las farmacéuticas que chantajeaban con los medicamentos, a las transnacionales mineras y generadoras de energía con sobrecostos. Defienden también a las empresas factureras y ponen el grito al cielo por los contagios y muertes registrados por COVID-19, sin considerar variables fundamentas como el número de habitantes, pobreza, obesidad, diabetes, hipertensión, hospitales y médicos que tenía el país, etcétera.

Ahora que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, el Zar anti COVID-19, ha mencionado que el consumo de refrescos embotellados y alimentos chatarra coadyuvan con la pandemia porque provocan sobre peso y obesidad causantes de diabetes e hipertensión, la dirigencia del PAN, sus diputados y senadores han salido en la defensa de sus poderosos fabricantes con una campaña absurda e inoportuna contra el funcionario reconocido por la OMS, y exigen su renuncia, como también hace el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, él mismo cuya policía asesinó a un albañil por no usar cubre boca y permitió el multitudinario fiestón de bodas de una hija del cantante Alejandro Fernández.

En lo local

Su mundo de privilegios se derrumbó estrepitosamente. Primero la debacle del antes todopoderoso guía del PRI Manlio Fabio Beltrones, obligado a estar fuera de escenario. Después la renuncia de Arturo Zamora Jiménez de la dirigencia nacional de la CNOP, en octubre del año pasado, poco después de que Joel Ayala dejó el tricolor y sacó a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. Ambos, Zamora y Beltrones, apreciaron las cualidades de Raymundo King de la Rosa que los ex gobernadores Félix González y Roberto Borge ponderaban y por eso le hicieron una meteórica carrera en la que lo hicieron titular de COESPO, Presidente del PRI de Quintana Roo, diputado federal y diputado local. Ahora deambula de un lado para otro. Lo mismo se reúne con José Luis Chanito Toledo, dirigente de Movimiento Ciudadano, que con la senadora de Morena que anunció que irá por la presidencia de Cancún. Los dos, Chanito y la senadora tienen en común a los mismos ex gobernadores. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

Deja un comentario