El modelo a distancia ignora las condiciones sociales de las comunidades por lo que los maestros exigen que el inicio del ciclo sea presencial hasta que la pandemia lo permita.

Este lunes 3 de agosto, el titular de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma, informó que el próximo ciclo escolar dará inicio este 24 de agosto y de manera remota pues no existen las condiciones idóneas para el regreso a las aulas a causa de la pandemia por Covid-19 que atraviesa el país.

Debido a ello los Maestros de Oaxaca han rechazado la estrategia de clases a distancia presentada por la SEP porque señalan que se trata de un modelo “excluyente”, pues el sistema a distancia amplía más la brecha de desigualdad al no tener en cuenta la realidad que se vive en las comunidades y pueblos por la falta de tecnologías y equipos que permitan su correcta aplicación.

Los docentes, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), acusan que esta modalidad es una forma de enseñanza neoliberal y que lamentan que la SEP reutilice un modelo el cual se aplicó improvisadamente unos meses atrás para poder culminar el ciclo y certificar a millones de alumnos.

“Rechazamos el modelo híbrido de la SEP por no considerar las realidades de nuestras comunidades y pueblos, así como las condiciones sociales y económicas de la gran mayoría de los estudiantes y de la población mexicana en general, además que se pretende prescindir de la labor de los maestros”, expresó la Sección XXI del SNTE/CNTE en un comunicado.

La alternativa del gobierno federal ha sido continuar con las clases en línea y ahora también a través de la televisión abierta. Para ello el gobierno firmó un acuerdo con las cuatro televisoras del país: Televisa, TV Azteca, Imagen Televisión y Multimedios, las cuales transmitirán los contenidos educativos para 30 millones de estudiantes de 16 grados escolares.

Pero el problema de educación en estas comunidades se agravia cada vez más, pues solo una minoría de los estudiantes tienen las condiciones para poder continuar con su educación, por lo que ellos han referido a este nuevo modelo educativo como excluyente, discriminatorio, superficial y anti-pedagógico.

Deja un comentario