La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO
Profesor y Periodista
Ex Director de SQCS
Ex Director del IEA

Ya se aprecia la luz al final del túnel con las vacunas de probada eficacia contra COVID-19 y sin daños colaterales, listas para su producción y distribución masiva que llegarán a México, de acuerdo con el gobierno federal, este mismo año.

Científicos de varios países trabajaron en una carrera frenética por encontrar la vacuna contra COVID-19 antes que nadie. La victoria, significa prestigio y ganancias incalculables. Las pérdidas de vidas si bien no han sido en cantidades dramáticas, sin lugar a dudas han sido las más difundidas de la historia, con su consiguiente impacto de miedo en casi todos, y de pánico en algunos sectores. Sin embargo, el daño a la economía mundial ha sido devastador y  modificará la vida de todos.

Con más de 600 mil personas muertas por complicaciones relacionadas con COVID-19, y casi 15 millones de contagios, Reino Unido, China y Rusia están a un paso muy corto de la vacuna. La Universidad de Oxford del Reino Unido junto con la multimillonaria farmacéutica AstraZeneca ya hizo todas las pruebas necesarias en humanos y su vacuna resultó efectiva, sin daños colaterales y lista para su producción masiva. De hecho ya le solicitaron cientos de millones de dosis.

China, con la farmacéutica CanSino Biologics, también ya probó la eficacia de su vacuna anti COVID-19. Por su parte el Centro Nacional de Investigación de Rusia asegura contar ya con su propia vacuna, lista para producción masiva. El gigante farmacéutico norteamericano Pfizer sigue los trabajos para perfeccionar la vacuna de su propia marca, e incluso el gobierno de Trump adelantó que apoyarían a México de contar con el inmunizador. Los alemanes con BioTech no se dan por vencidos. 

En este panorama cobra mayor relevancia el papel que juega México ya que propuso y fue aprobada por unanimidad por la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución 74-247 para asegurar el acceso de todos los países, incluso los más pobres, a las vacunas del COVID-19 y evitar el acaparamiento de los más poderosos. El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo la propuesta por primera vez en la reunión del G20 el 26 de marzo, criticado en México por sus opositores de la derecha conservadora que no ha atinado una, e incluso, en su desesperación le apuestan al COVID-19 para hundir al país y hacen apología de la fuerza de los cárteles del crimen organizado, sin tomar en cuenta que esa “fortaleza” se basa en la ya socavada red de corrupción y complicidades tejida en los gobiernos del PRIAN.

En lo local

Los efectos económicos del COVID-19 en Quintana Roo son incalculables, en primera instancia por la afectación severa a la actividad turística, y por el cierre obligado de negocios, aperturas parciales y el desencuentro con sectores de la población vencidos por el miedo. Los contagios de la pandemia hasta el miércoles no llegaban a 7 mil personas y los decesos eran menos de 900. Sin embargo, ya se perdieron más de 100 mil empleos formales y otro tanto de informales.

La Comisión Federal de Electricidad es un escollo para la 4T con funcionarios carentes de sentido común y del mínimo de solidaridad con 57 juicios contra consumidores que se niegan a pagar recibos exorbitantes e ilógicos. La 4T necesita para avanzar gente de primera, no gente de cuarta que fustiga a emprendedores como ocurre con la CFE en Cancún y en la empobrecida Chetumal. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

profenor1960@hotmail.com

Deja un comentario