La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO
Profesor y Periodista
Ex Director de SQCS
Ex Director del IEA

La economía mundial, sacudida por la pandemia de COVID-19, ha sufrido un desplome dramático en casi todos los rubros, de los cuales el más beneficiado ha sido el negocio de la salud con un crecimiento inusitado de los ingresos de la industria farmacéutica que dejó de ver como primordial aliviar el dolor y el sufrimiento humano; ahora lo primero es el negocio. 

La consultora Brand Finance proyectó que las 10 farmacéuticas con mayores activos en el mundo tendrían en 2020 ingresos por 1.43 mil millones de dólares, lo que significaba un crecimiento del 28.8 por ciento, sin considerar la pandemia. La farmacéutica china Jiangsu Lihuan, que no está en el top ten, creció 46 por ciento en tres meses, con la demanda de antihistamínicos. China actualmente es proveedor de alrededor del 80 por ciento de las materias primas medicinales, lo cual es un factor del alza que ha tenido esta semana la bolsa de valores del gigante asiático.

Los costos de la salud son inalcanzables para la mayoría de los seres humanos, y ahora con el azote del COVID-19 esto se ha hecho más evidente entre los países y las personas. Un claro ejemplo es el precio del Remdesivir, medicamento aprobado por la FDA, que en la dosis adecuada para enfermos graves alcanza un costo de 72 mil pesos, y en dosis más pequeñas 54 mil pesos; ya el gobierno norteamericano acaparó toda la producción de los próximos meses. 

El gobierno mexicano ha hecho énfasis en las medidas de prevención de contagios de COVID-19 para evitar la saturación de hospitales. México tiene más de 127 millones de habitantes. Más que hacer comparaciones absurdas con los muertos por el virus en otros países con menor población, hay que revisar las estrategias de atención a enfermos en países de América Latina con más contagiados que México, pero con menos decesos. Un ejemplo de este caso son Perú y Chile. El énfasis en la atención y seguimiento a enfermos antes de que se agraven es fundamental, así como las directrices de atención de la pandemia a médicos particulares, aún con las restricciones de la OMS por el control de medicamentos contra COVID-19. 

No puede soslayarse la difícil situación económica de Chetumal, la capital quintanarroense, como factor importante en el incremento exponencial de contagios por COVID-19, ya que muchos se ven obligados a salir de casa en busca de la subsistencia, lo que en definitiva es un acto de irresponsabilidad es que muchos burócratas, con su sueldo seguro, se pasean por calles y acudan a lugares públicos como si tuvieran días de asueto. Entretanto las oficinas públicas prácticamente siguen paralizadas, con restricciones para el acceso y la atención a los ciudadanos y trámites estancados. 

La salida del diputado federal Jesús Pool Moo de la bancada de Morena no es ninguna escisión ni un acto de deslealtad. Más bien se trata de un acto de lealtad hacia su impulsor que desde la penumbra mueve los hilos del gobierno de Carlos Joaquín. Chucho Pool nunca fue un convencido de los ideales de López Obrador ni de la 4T y se prepara a contribuir para que su verdadero equipo conserve el poder. En el mismo rejuego sucesorio de Quintana Roo, el senador morenista José Luis Pech fue manejado en la columna política de periodistas de El Universal como uno los probables a ocupar la presidencia de la mesa directiva de la Cámara Alta. En fin son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado. 

¡HASTA LA PRÓXIMA! 

profenor1960@hotmail.com

Deja un comentario