El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se refirió al covid-19 como una “gripita” a la que le han atribuido una sobredimensión de su poder destructivo. Es de los pocos líderes mundiales que han restado importancia a la pandemia que ha matado más de 65 mil personas en su país, además de destacarse por sus controversiales comentarios sobre la enfermedad.

Bolsonaro resultó positivo en la prueba para determinar si había sido contagiado de Coronavirus, su resultado fue anunciado este martes y para su tratamiento comenzó a usar cloroquina, un medicamento cuya eficacia es cuestionada por expertos de la salud.

En los últimos cuatro meses el mandatario había ignorado la normatividad de distanciamiento social en varias ocasiones, provocando aglomeraciones en manifestaciones a su favor.

El Presidente brasileño ha ordenado el fin del confinamiento para no afectar la economía de su país, incluso ha vetado el uso obligatorio de mascarillas en comercios, iglesias, escuelas y cárceles de la nación, la cual se posiciona en segundo lugar como la más afectada por la pandemia.

Deja un comentario