A raíz de la pandemia de COVID-19, a nivel mundial diferentes empresas se han enfrentado a una gran crisis económica.

En esta ocasión ni siquiera Estados Unidos se salvó, pues varias compañías han visto sus ingresos disiparse, por lo que han solicitado un rescate al gobierno para poder salir a flote, sin embargo, algunas podrían no recuperarse.

En la larga lista de compañías que se han declarado en bancarrota ante la crisis, destaca el gigante de alquiler de autos The Hertz Corporation, con una deuda de 20 mil millones de dólares.

La segunda aerolínea más antigua en el mundo, Avianca, también solicitó apoyo en mayo ya que el 90% de sus destinos entraron en confinamiento, imposibilitando los vuelos.

Por otra parte, tras 118 años laborando, la famosa cadena de almacenes J.C. Penney también optó por declararse en bancarrota.

De igual forma, la cadena de restaurantes infantiles Chuck E. Cheese’s pidió apoyo para reestructurar sus planes estratégicos y sobrellevar la crisis.

De acuerdo a un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso de Estados Unidos, la situación amenaza la economía de la nación y podría tomarle 5 años recuperarse además de que le costará 8 billones de dólares durante la próxima década.

Deja una respuesta