Mongolia ordenó la cuarentena para la ciudad de Tsetseg luego de que se registraran dos muertes a causa de la peste bubónica, de acuerdo a un informe de las autoridades sanitarias locales.

De igual forma, se realizó el cierre parcial de la frontera con Rusia para evitar que el brote se convierta en algo que traspase los límites del país asiático.

Se presume que las víctimas mortales de la peste bubónica habían consumido carne de marmota, lo que propició su enfermedad y por consecuencia, la muerte.

Para los dos casos confirmados se identificaron a 146 individuos como primer contacto de los cuales se recolectaron muestras, mientras que para el segundo contacto se detectaron 504 individuos.

Expertos advierten que los descendientes directos de la misma peste bubónica que mató a 50 millones de personas en el siglo XIV todavía existen en la actualidad y matan a 2,000 personas al año.

Es por eso que se prohibió la caza y consumo de la carne de marmota, pero la población continúa alimentándose con ella a pesar de las advertencias sanitarias.

Deja un comentario