Investigadores de la Universidad de Barcelona dieron a conocer a través de un comunicado la presencia de coronavirus en las aguas residuales analizadas en Barcelona desde el 12 de marzo del 2019. Esto quiere decir que el Covid-19 ya se había comenzado a esparcir por todo el mundo un año antes de ser declarada la pandemia el 11 de marzo de 2020 y que en España se decretara alerta el 14 de marzo de 2020.

La investigación refiere que se analizaron semanalmente muestras congeladas de aguas residuales bajo la premisa de la existencia de altas cantidades de genoma de coronavirus en las heces.

“Los niveles del genoma SARS-CoV-2 coincidieron claramente con la evolución de los casos de Covid-19 en la población”, explicó el coordinador del trabajo de investigación, Albert Bosch.

Ante la situación, especialistas consideran que las personas que contrajeron el virus en ese momento pudieron ser confundidos con casos de gripe.

De igual manera Albert Bosch señaló que, de haberse analizado el virus con un mes de anticipación la historia de la pandemia sería otra. Los análisis de algunas muestras congeladas entre enero de 2018 y diciembre de 2019, sorprendieron con el resultado de genomas de SARS-CoV-2 en marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso de COVID-19 en todo el mundo.

“Todas las muestras resultaron negativas para la presencia de genomas de SARS-CoV-2 a excepción de la del 12 de marzo de 2019, en la que los niveles de SARS-CoV-2 eran muy bajos pero que dieron claramente positivo por PCR y, además, empleando dos dianas distintas”, explica el investigador.

Deja una respuesta