Este fin de semana activistas en Mérida salieron de su confinamiento para protestar en contra de la construcción del Tren Maya. Su trayectoria comenzó en el Remate de Montejo y hasta el Monumento a la Patria en la ciudad blanca; exigían que el Gobierno Federal suspenda de manera definitiva el proyecto.

La protesta pacífica fue realizada bajo las medidas sanitarias que se han dictado ante el COVID-19 como son el uso obligatorio de cubre bocas y la ‘sana distancia’. Los manifestantes marchaban acompañados de pancartas con consignas como “El tren no es Maya” o “Prefiero la biodiversidad”.

Al final de su recorrido pronunciaron un discurso en donde dieron a conocer las razones por las cuales estaban en desacuerdo con la construcción de las vías por las que se abrirá paso el Tren Maya.

Sus principales puntos referían a daños ambientales irreversibles como la tala de árboles; además de afirmar que los estudios de impacto ambiental no se han realizado correctamente.

La marcha fue convocada a través de redes sociales y se desarrolló sin conflictos o enfrentamientos, la única petición era respetar las medidas de prevención necesarias. Los manifestantes admitieron que no querían romper la cuarentena:

 “No estamos contentos de salir de nuestras casas, pero definitivamente esto es mejor que quedarse callados o cruzados de brazos, mientras estas injusticias tienen lugar en nuestra región”.

Deja un comentario