El nuevo coronavirus ya estaba presente en las aguas residuales de las ciudades de Milán y Turín, norte de Italia, en diciembre de 2019, dos meses antes de que se registrara oficialmente el primer paciente de Covid-19; según las conclusiones de un estudio que se publicó este viernes.

El estudio del Instituto de Sanidad Italiano (ISS) examinó 40 muestras de aguas residuales recogidas entre octubre de 2019 y febrero de 2020.

Los resultados, confirmados por dos laboratorios diferentes con dos métodos distintos, constataron la presencia del ARN, el ácido ribonucleico o información genética del SARS-Cov-2, en las muestras recogidas en Milán y Turín el 18 de diciembre de 2019.

“Esta investigación puede ayudar a entender el inicio de la circulación del virus en Italia y suministra informaciones coherentes con respecto a los análisis llevados a cabo en Francia en muestras de pacientes hospitalizados que dieron positivo en diciembre de 2019”, según el Instituto.

Estas conclusiones corresponden a las estimaciones de científicos chinos que barajan que el virus apareció a mediados de diciembre en un mercado de Wuhan que vendía animales salvajes, aunque Pekín ha dado a entender que el virus habría podido llegar a China procedente del extranjero.

Deja un comentario