El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el Gabinete de Seguridad, con su respaldo, decidió dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán, para proteger la vida de los habitantes de Culiacán.

“Se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos, muchas personas, muchos seres humanos, no puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas, ellos tomaron esa decisión y yo la respaldé”, declaró el presidente López Obrador.

Durante su conferencia de prensa mañanera, en la base militar número 15 de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, el Presidente rechazó que esta decisión debilite a su gobierno, porque él afirmó que “no se puede apagar el fuego con el fuego”.

“Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra, eso le cuesta trabajo entenderlo a muchos, pero la estrategia que se estaba implementando anteriormente convirtió al país en un cementerio”, puntualizó.

Deja un comentario