José Antonio tenía 10 años, según sus vecinos dejó hace un año de ir a la escuela, se quedó en cuarto año de primaria.
En los negocios alrededor de la tienda comercial era muy conocido, Toñito o José Antonio, como lo decían, abría y cerraba las puertas de la tienda de conveniencia, luego sin pedir dinero, los clientes le daban una moneda.


Testimonios de vecinos relatan que José Antonio era el sustento de su casa, su madre y su padrastro lo mandaban a trabajar y él llegaba a la tienda comercial a realizar esa labor.


Desde el lunes 15 de junio que desapareció, la madre fue a levantar su denuncia, y al ver que tenía que esperar 72 horas para hacerla de manera oficial, ella inició una campaña de búsqueda por su cuenta, con fotografías en lugares públicos y en los diversos medios de comunicación.

La tarde de este martes 16 de junio, habitantes del municipio dieron aviso a las autoridades que habían encontrado los restos del menor en un lote baldío, cerca de la tienda comercial.
El cuerpo presentaba huellas de tortura, además había sido ultrajado sexualmente.


También investigan la presunta explotación infantil del que habría sido víctima José Antonio; los padres podrían resultar responsables, pues ellos lo obligaban a asistir a la tienda comercial, y le pedían una cuota diaria para comer.


La Fiscalía General del Estado mantiene detenido al presunto responsable, aún no han dado a conocer la identidad. La investigación seguirá su curso, pero quienes conocieron al pequeño piden justicia.

Deja un comentario