Este martes Corea del Norte hizo explotar la oficina de relaciones con Corea del Sur la cual se ubica en la ciudad fronteriza de Kaesong, informó el ministerio de unificación, después de días de críticas y amenazas por parte de Pyongyang.

El fin de semana pasado Kim Yo Jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un amenazó de manera misteriosa diciendo que las oficinas entre el Norte y Sur quedarían completamente destruidas. Esa misma semana el régimen norcoreano anunció el cierre de sus canales de comunicación política y militar con Corea del Sur.

Algunos expertos apuntan a que Pyonyang intenta provocar una crisis con Seúl en un momento en el cual las negociaciones sobre su programa nuclear están paralizadas.

Cheong Seong-chang, director del Centro de Estudios Norcoreanos del Instituto Sejong de Seúl mencionó que “Corea del norte se ha frustrado por el hecho de que el sur no proponga un plan alternativo para relanzar las negociaciones entre Estados Unidos y el Norte, dejándola sola para crear un clima propicio a la reanudación, por ello llegó a la conclusión que el sur fracasó como mediador en el proceso”.

Las oficinas fueron abiertas en septiembre del 2018 antes de la tercera cumbre entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y su homólogo norcoreano.

Durante varios meses, los representantes de los dos países se mantuvieron ahí y no fue hasta que Pyongyang decidió retirar a su personal tras el fracaso de la segunda cumbre entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense Donald Trump. Este martes, en una escalada verbal, los medios norcoreanos afirmaron que el ejercito de Corea del Norte preparado para actuar contra Corea del Sur.

Deja un comentario