El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que dos nuevas especies de animales y el sinsacro (estructura esquelética) de un perezoso terrestre gigante, fueron descubiertos por investigadores locales y extranjeros en Tulum.
INAH apuntó que los arqueólogos locales y expertos internacionales identificaron los restos de un reptil y un felino de talla pequeña, con lo que se elevó a 17 las especies extintas y existentes halladas durante la reciente temporada de campo del Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro (cueva inundada) en Tulum.


La Arqueóloga Helena Barba Meinecke, que investigó responsablemente en la oficina peninsular de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH, señaló que también se recuperaron muestras de material orgánico; así como restos óseos de animales que cayeron en la trampa natural de una cueva inundada conocida como Hoyo Negro, durante el Pleistoceno Tardío.


Con la ayuda de la reconstrucción a través de modelos 3D del Hoyo Negro y del sistema de túneles que conducen al sitio; elaborados por los espeleobuzos Alberto Nava, Roberto Chávez, Alejandro Álvarez y Samuel Meacham, los especialistas identificaron las dos nuevas especies. Ese hallazgo se suma a la recuperación de restos óseos de varias especies de perezosos gigantes y osos de cara corta, resaltó el boletín.

El paleontólogo Blaine Schubert señaló que “es la primera vez que se logran extraer restos de este tipo de oso; así como un cráneo de puercoespín arborícola”, identificado por el Doctor Josh Daniels, quien descubrió que “es mucho más grande que las especies mexicanas conocidas”; y el primer fósil de este tipo reportado para el Pleistoceno en México.


De la extracción del sinsacro del perezoso terrestre (Nohochichak xibalbahkah), el cual constituye una especie y género nuevo, se apuntó que el espécimen recuperado servirá como elemento de referencia al equipo multidisciplinario y está resguardado en el Laboratorio de Arqueozoología de la Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico del INAH.

Deja un comentario