La gran cantidad de lluvias que han azotado al Estado ha ocasionado severas inundaciones y esto a su vez ha propiciado la incubación de mosquitos portadores de dengue, zika, chikungunya y otras enfermedades relacionadas a dicho insecto.

A partir de este mes las cifras podrían dispararse hasta en un 70% como en años anteriores, pues solo se necesita de 10 días después de las lluvias y la acumulación de agua para que el mosquito incube.

El dengue es una enfermedad viral la cual es transmitida por el mosquito, puede causar fiebre alta, posiblemente de hasta 40°C, dolor detrás de los ojos y en las articulaciones, los músculos y/o los huesos, fuerte dolor de cabeza, sarpullido en la mayor parte del cuerpo y sangrado leve en la nariz o las encías.

Tras las inundaciones, los casos de Dengue y Paludismo se han incrementado, sin que se lleve un control epidemiológico exacto pues la gente que se enferma no acude a las clínicas por temor a contagiarse de Covid-19.

Se prevé que el dengue, zika, chikungunya se desaten en próximos días y dispare las cifras. En este 2020, por ejemplo, los fenómenos hidrometeorológicos que han dejado estragos en municipios del sur, centro y norte del estado, derivarán en una incubación masiva de moscos en zona urbana y rural.

se requiere aumentar las campañas de prevención y que en los hogares se implementen acciones, así como en espacios abiertos pues hasta el momento se han contabilizado 204 casos de Dengue en Quintana Roo de los cuales 3 son de gravedad según el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE).

Deja un comentario