Esta semana trascendió en redes sociales la noticia de la muerte de Giovanni López, albañil de 30 años de edad quien fue detenido y golpeado hasta la muerte a manos de policías municipales de Ixtlahuacán en Jalisco al no portar su cubre bocas.

Los hechos ocurrieron el 4 de mayo y es hasta ahora que la información se dio a conocer a nivel nacional.

Todo ocurrió cuando Giovanni se disponía a salir con su familia a cenar para luego ser confrontado por policías municipales quienes alegaban su detención por no portar el cubrebocas en la vía pública.

Cuando los familiares del hombre llegaron al Ministerio Público, les informaron que el detenido no se encontraba ahí, debido a que fue trasladado al Hospital Civil, al llegar al lugar les pidieron que fuesen al Servicio Médico Forense, ya que Giovanni había muerto. En ese lugar.

Al revisar los restos de Giovanni se percataron que tenía un balazo en la pierna y diversas lesiones en el cuerpo. El acta de defunción únicamente indica que la causa de su muerte fue un traumatismo craneoencefálico.

La fiscalía del Estado de Jalisco y su fiscal general, Gerardo Solís Gómez, informaron que se ha abierto una carpeta de investigación hacia los agentes de la policía municipal de Ixtlahuacán por el presunto asesinato de Giovanni López de 30 años de edad el pasado 4 de mayo.

Eduardo Cervantes Aguilar, presidente municipal de Ixtlahuacán, ofreció a la familia del fallecido alrededor de 200 mil pesos con tal de no levantar la denuncia.

“Las amenazas no es algo que esté comprobado, pero de comprobarse que el alcalde buscó interferir en la investigación, podría ser penalizado como obstrucción de la justicia; si se llega a probar que el alcalde buscó desviar la investigación, incurriría en una irregularidad grave de carácter penal que será investigada por la Fiscalía hasta llegar a las últimas consecuencias”, precisó Solís Gómez.

Deja un comentario