Después de que se suscitara la muerte de George Floyd ante la brutalidad policiaca en Minneapolis, manifestantes estadounidenses comenzaron a tomar las calles de la ciudad para exigir justicia, esto se extendió en más de 75 ciudades de Estados Unidos.

Las marchas contra la brutalidad policiaca hacia los afroamericanos se han convertido en enfrentamientos contra la policía donde ha sucedido la quema de autos, incendios y actos violentos.

Para contener la situación, las autoridades en más de 40 estados y 15 ciudades emitieron un toque de queda y desplegaron a la Guardia Nacional que tenía órdenes de utilizar balas de goma, gas lacrimógeno y gas pimienta en contra de los manifestantes.

La protesta llegó hasta la Casa Blanca que por primera vez desde 1889 apagó sus luces, quedando completamente en la penumbra. Agentes del Servicio Secreto movilizaron a Donald Trump hacia el búnker del lugar debido a los incendios que estaban ocasionando cerca de la zona.

Deja un comentario