Con respecto a la apertura de playas, el Gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín informó que sucederá cuando la entidad se encuentre en semáforo color naranja, pero solamente operarán con capacidad al 30% como medida para evitar aglomeraciones que produzcan contagios de COVID-19.

También explicó que esto aplicaría para plazas públicas, parques y otros espacios públicos; dicho movimiento estará a cargo de los municipios, los cuales cuentan con un protocolo para el retorno a actividades.

Por otro lado, el mandatario agregó que el porcentaje de ingreso a sitios públicos iría incrementando una vez que el estado esté en el semáforo amarillo o verde, mientras se encuentre aún en rojo no será posible.

Deja un comentario