La idea de los corazones donde se recolectan taparroscas para la recaudación de fondos para apoyo a niños con cáncer, nació en Coahuila y con el paso del tiempo fue adoptada por otros estados de la república.

Proveniente de Saltillo, Joana es una pequeña niña de 7 años de edad que fue diagnosticada con linfoma o leucemia Burkit, un trastorno muy sensible a la quimioterapia. Sus padres no contaban con los recursos para costear sus tratamientos.

Su madre, Blanca Neri, comenzó a solicitar ayudar para recolectar taparroscas para que a través de una Asociación Civil pudieran obtener recursos para tratar a su hija y a otros 57 menores de la Asociación de Niños con Leucemia en Saltillo.

Fue así como Límbar Valdés, conocido como el “alcalde Mirasierra”, Edgar Martínez y otros ciudadanos gestionaron con algunos alcaldes el apoyo para construir corazones donde se recolectan tapitas que son enviadas a asociaciones de ayuda a niños con leucemia.

Gracias a ello, Joana al igual que otros niños de la Fundación Niños con Leucemia, venció la batalla contra el cáncer desde el pasado 30 de abril.

Deja un comentario