La empresa Dianco ha sido la encargada para la tarea del procesamiento del sargazo que encalla en las costas Quintanarroenses, su primera planta procesadora podrá convertir hasta 150 mil toneladas anuales de alga en fertilizante orgánico y celulosa, y que incluso permitirá que el 95 por ciento de la arena, a ser empleada, sea recuperada, para ser devuelta a las playas.

De acuerdo con la empresa, este proyecto permitirá transformar en “causa” lo que hoy es un “gasto” para el gobierno y hoteleros en la recolección del sargazo, pues actualmente un relleno sanitario para mil toneladas y con vida de dos años, le cuesta al Estado $45 millones de pesos y requiere de más de cinco hectáreas.

El sargazo toma de cinco a 10 años en degradarse totalmente, después de haber filtrado sus lixiviados al subsuelo.

La empresa agregó que su propuesta no sólo representa una solución ecológica, sino también un ahorro para el Gobierno, el cual podrá invertir ese dinero en la reactivación turística del Estado.

El proyecto es 100 por ciento sustentable, con cero residuos y con una solución patentada por esta empresa mexicana.

Deja una respuesta