Cada 8 de mayo se celebra el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja como conmemoración al nacimiento de Henry Dunant, fundador de la Cruz Roja.

Dunant era un banquero suizo que hacía negocios en Argelia y viajó al norte de Italia muy cerca de Solferino. Ese mismo día se enfrentaban los ejércitos austriacos, francés y piamontés; en medio de la batalla yacían cerca de 40 mil hombres moribundos y abandonados a su suerte.

Henry Dunant vio cómo morían y ayudado por la gente de los pueblos cercanos, se dedicó a socorrerlos en un acto de solidaridad. Pidió a los pobladores que atendieran a los heridos sin importar de que bando fueran bajo el lema “Tutti fratelli” (Todos somos hermanos).

Conmovido por su vivencia, escribió un libro llamado “Un recuerdo de Sulferino” donde planteó la idea de una institución “cuya finalidad sea cuidar de los heridos en tiempo de guerra por medio de voluntarios entusiastas y dedicados, perfectamente calificados para su trabajo”.

La idea fue retomada por cuatro miembros de la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública que junto a él en 1863 impulsaron la constitución formal del Comité Internacional de la Cruz Roja, antecedente de lo que hoy se conoce.

En este día se reconoce y agradece el trabajo de miles de voluntarios, paramédicos, enfermeros y médicos a nivel mundial que forman parte de la Cruz Roja y que con vocación han ayudado a salvar vidas.  

Deja una respuesta