Un grupo de científicos han identificado una nueva cepa del coronavirus que se ha vuelto dominante en todo el mundo. El nuevo estudio de los investigadores de Los Alamos National Laboratory indicó que la nueva cepa apareció en febrero en Europa, emigrando rápidamente a la costa este de Estados Unidos.

Además de propagarse de manera rápida, puede hacer que las personas sean vulnerables a una segunda infección después de un primer combate con la enfermedad, advierte este estudio.

El informe preliminar fue publicado el pasado jueves en BioRxiv, un sitio web que los investigadores usan para compartir sus trabajos antes de haber sido revisados por pares, por lo que no se consideran concluyentes, para acelerar las colaboraciones entre científicos que trabajan en las vacunas o tratamientos contra el COVID-19.

Algunos de los compuestos en desarrollo se adhieren a los picos del virus o interrumpen su acción. Si fueron diseñados en base a la versión original de la espiga, podrían no ser efectivos contra la nueva cepa de coronavirus, advirtieron los autores del estudio.

Deja una respuesta