El cielo que cubre las ciudades ubicadas en la Península de Yucatán ha sido percibido como nublado, aunque en realidad está sucediendo una contingencia ambiental conocida como calima.

La calima se produce por la concentración de humo y ceniza generados por los incendios que han ocurrido en la península y en Centroamérica, esto a costa de la fuerte temporada de sequía que se ha vivido en los últimos meses.

La bruma se esfumará cuando caigan las primeras lluvias, que sucedería aproximadamente en mayo o junio que es cuando comienza la temporada de precipitaciones. Por el momento el cielo seguirá cubierto por la capa de humo.

Deja una respuesta