China Communications Construction fue la empresa ganadora de la licitación por más de 15 mil 500 millones de pesos del primer tramo que recorrerá el Tren Maya; dicha empresa acumula en su historial diversas acusaciones de corrupción, así como soborno a nivel internacional.

Entre ellas destaca la sanción que obtuvo en el 2011 por parte del Banco Mundial ante prácticas fraudulentas de obras en Filipinas, que el organismo financió durante 7 años, hasta enero del 2017.

Un año después, China Harbour Engineering Company, compañía subsidiaria de la constructora China, fue incluida en la “lista negra” de Bangladesh después de un intento de soborno hacia la Secretaría de Finanzas de la nación, con la finalidad de construir una autopista de cuatro carriles.

A pesar de ello, el Fondo Nacional de Turismo (FONATUR) asegura que el proceso de licitación y contratación ha sido llevado a cabo bajo la vigilancia de la Agencia de las Naciones Unidas, además de que la empresa China fue considerada “la mejor opción en costo y beneficio”.

FONATUR también admitió la sanción de la constructora, pero aseguraron que la inhabilitación terminó en 2017, por lo que la legislación mexicana no contempla sus sanciones “no vigentes”.

Deja una respuesta