Ante el cese de la producción y distribución de bebidas alcohólicas en México durante la emergencia sanitaria por COVID-19, ha surgido un desabasto de productos en varios estados de la república.

Esta situación ha afectado a empresarios de la zona sur en Quintana Roo ya que, según la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares, y Similares (UPROBARS) de Othón P. Blanco; 160 de los 200 negocios afiliados han cerrado temporalmente ya que dependen en un 90% de la venta de alcohol.

Joaquín Noh Mayo, Presidente de la UPROBARS, informó que los 40 negocios que aún tienen en existencia bebidas alcohólicas, prevén cerrar sus establecimientos a partir del próximo fin de semana que es cuando estiman que se les acabe por completo el producto sin posibilidad a reabastecerse.    

Deja una respuesta