La epidemia por COVID-19 no es el único problema al que se enfrenta Quintana Roo, ya que en la última semana los incendios forestales han ido en aumento, lo que ha posicionado al estado como uno de los más afectados a nivel nacional debido a esta situación.

De acuerdo al reporte de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) Quintana Roo también es la entidad con más superficie siniestrada, ya que se han presentado incendios en más de 4,000 hectáreas.

Tan sólo en Othón P. Blanco se registraron incendios activos en el predio “El Laurel” de 800 hectáreas, en el predio “Los Cerros” de 55 hectáreas, el Predio “La Charra” de 80 hectáreas, el de Toayacán, Predio “Sabanitas” y el predio “El Provocado” de 20 hectáreas.

Hasta el momento el Gobernador del Estado, Carlos Joaquín, ha hecho un llamado para que se eviten las quemas tradicionales de los agricultores que en ocasiones se salen de control. También se solicitó al Grupo Técnico Operativo de Manejo del Fuego en el Estado-GTO activar el Equipo Estatal de Manejo de incidentes.

Deja una respuesta