El Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, explicó durante conferencia de prensa que la ventaja más grande para el país ante esta situación, es que la mitad de la población está por debajo de los 27 años, es decir que se encuentran en un panorama de menor riesgo de mortalidad ante el virus.

Sin embargó, explicó que la población mexicana tiene una salud crónicamente deteriorada impactada principalmente por el sobrepeso, obesidad y diabetes que ocasionan enfermedades crónicas como la hipertensión; éstas derivadas de una mala alimentación que en los últimos 10 años ha cobrado 300,000 mil vidas.

El Subsecretario enfatizó en que el fenómeno de la mala alimentación en el país no está completamente ligado a un problema individual, sino que los ciudadanos están expuestos a una “monstruosa” sobreoferta de alimentos industrializados y de bajo valor nutricional, disponible para todas las edades.

Finalmente insistió en que el mensaje de quedarse en casa y seguir las medidas correspondientes para evitar contagios, no es exclusivo para los adultos mayores pues hay poblaciones con alta probabilidad de complicarse.

Deja una respuesta