La candidata a la presidencia municipal Mara Lezama aseguró que en Benito Juárez se acabaron los discursos y es hora de pasar a las acciones para dotar de certeza jurídica a los asentamientos, a fin de que las familias puedan contar con todos los servicios básicos que requieren.

Con el respaldo de miles de cancunenses, que creen en su proyecto de transformación, la candidata a la presidencia municipal de Benito Juárez, Mara Lezama, destacó que entre sus principales propuestas está un gobierno que cree en las iniciativas ciudadanas, de donde provienen las mejores soluciones, sobre todo cuando se trata de desarrollo económico: ejemplo de ello es la Ruta Nader.

Esta zona histórica y de gran valor para la identidad de Cancún, forma parte de los proyectos de mediano plazo, que incluyen nuevo cableado e iluminación, casetas de policías para una mayor seguridad, combinado con la ampliación y remodelación de banquetas de casas pioneras, entre otras acciones.

“No todo puede ser playa, hace falta ofrecer más: la Avenida Nader es parte de esa respuesta urgente. Nuevos espacios de desarrollo significan nuevas oportunidades de empleo, por ello la Ruta Nader la concibo como la punta de lanza de mi propuesta para la reactivación económica del primer cuadro de la ciudad”, señaló.

En la zona de Valle Verde, uno de los asentamientos considerados como irregulares de la ciudad, la abanderada de “Juntos Haremos Historia” dijo que la justificación de siempre era que no se les podía dotar de servicios porque no había certeza, pero no se hacía nada.

“No puede estar esta gente en el olvido y en el abandono, tenemos que hacer bien las cosas de manera correcta, primero la certeza jurídica, después una municipalización que es lo que corresponde para que puedan tener servicios. Es lo que venimos a platicar con ellos de esta justicia social de la cuarta transformación de trabajar en pro de los que menos tienen”, destacó.

Mara Lezama reconoció el trabajo y esfuerzo de las empresarias y empresarios, que de manera planeada promueven el centro de la ciudad, a través de programas como mapas de la zona, placas en restaurantes, además de buenas prácticas de separación de basura y eliminación de plásticos, que se fortalecerán con inversión gubernamental.

Resaltó que en los últimos dos años se pusieron los cimientos para concretar un proyecto de certificación y el siguiente paso es que todas las familias, entre ellas las que habitan en Valle Verde, migren hacia una mejor calidad de vida.