LA RESACA 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO Profesor y Periodista Ex Director de SQCS Ex Director del IEA

Los problemas sociales, políticos y económicos de México no surgieron por generación espontánea; los causantes que se beneficiaron a costa de la debacle del país tienen nombre y apellido. Son los mismos que hoy odian con todas sus fuerzas al presidente Andrés Manuel López Obrador, políticos y dueños del gran capital, sin proyectos viables para el beneficio de las mayorías, solo rencor como el vertido a raíz del contagio de COVID-19 de AMLO.

La siembra de odio de los “pudientes” encuentra tierra fértil en sujetos formados en el culto a los ídolos y los modelos de ser cultivados en los medios masivos de comunicación que identifican el éxito con tener riquezas materiales, a costa de lo que sea, sin espacio para el humanismo, ni la ética, ni la solidaridad. Se sienten merecedores de todo, “los buenos de la película” pero sus actitudes los desmienten cuando no reflejan calidad humana ni moral. Son los mismos grupos minoritarios que hablan de un país “polarizado” y todos los días provocan a las mayorías que piensan diferente.

La avalancha de ofensas y burlas contra el presidente Andrés Manuel López Obrador por padecer COVID-19 son muestra de la falta de argumentos de sus adversarios que, son una minoría que siempre ha actuado de esa manera irracional y atrabiliaria que lo único que consigue es alejar a los votantes con la muestra fehaciente de su pequeñez, y fortalecen aún más la figura del mandatario, a menos de cinco meses de la trascendental mega elección del seis de junio. Las publicaciones en redes de esa misma minoría, manifestando intenciones criminales contra AMLO. va más allá de la libertad de expresión.

En lo local

Es muy complicado ser candidato independiente en nuestro país, y mucho más en estos tiempos de restricciones de movilidad y contacto interpersonal por la pandemia de COVID-19. El temor a los contagios dificulta obtener las firmas de apoyo exigidas por las autoridades electorales, ya que implica el contacto personal para fotografiar la credencial de elector y el rostro del votante que decide apoyar a algún aspirante. El riesgo a los contagios es real, sin embargo, el Instituto Electoral no propuso alguna modificación apropiada a las circunstancias extraordinarias.

En el caso del municipio Othón P. Blanco, en Quintana Roo, seis ciudadanos buscan obtener una candidatura independiente. El Ieqroo fijó el mínimo de 2 mil 586 firmas. La regidora Rufina Cruz tenía al corte 4 mil 229, Nabil Eljure 3 mil 265, Rodrigo Camín 2 mil 660, Jorge Rodríguez 2 mil 267, Víctor Pérez 2 mil 256, y María de los Ángeles Gallegos mil 067 firmas. Es muy poco probable que Rufina Cruz, regidora del Ayuntamiento morenista que preside Otoniel Segovia, haya obtenido sus firmas sin el apoyo oficial. Siempre fue el “poder tras el trono” e incluso fue denunciada por nepotismo, ya que tres de sus hermanos tenían cargos directivos en el gobierno municipal. La autoridad electoral debe revisar la procedencia de las firmas y la estructura que opera doña Rufina, que de independiente no tiene nada.

La candidatura de Morena para la alcaldía capitalina es disputada por nueve aspirantes, de los cuales Luis Gamero, quien forma parte del inoperante gobierno municipal actual, cuenta con el respaldo de una poderosa madrina que asumirá el costo político de otro trienio fallido para Chetumal si logra imponerlo. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

 

profenor1960@hotmail.com

VISIÓN INTERCULTURAL
fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO
Francisco J. Rosado May PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

México está en momento político, rumbo a las elecciones del 6 de junio. Las personas interesadas en puestos de elección popular están diagnosticando las condiciones que tiene su demarcación, con el fin de tener un sólido sustento para sus propuestas de campaña.

Un buen diagnóstico e interpretación de esa información son excelentes elementos para un sólido plan de trabajo y campaña. La lógica indica que las personas que compiten bajo un mismo partido político deberían tener propuestas con una articulación adecuada y sólida entre sí. En Q. Roo, la persona que compite para una diputación debe estar coordinada con la que busca una presidencia municipal, pero no hay sólida evidencia de que así se lleva a cabo la planeación de campañas en nuestro entorno; esto conduce a dispersión del mensaje, explica el triunfo o la derrota y también los problemas de desarrollo que tenemos.

¿Cómo se lleva el proceso antes descrito en países más desarrollados? ¿Cómo planifican su desarrollo los gobiernos y las empresas para la toma correcta de decisiones?

En el ámbito académico existe una disciplina dedicada a estudiar escenarios de desarrollo, tanto a nivel local como a nivel global. Para ello estudian las tendencias que, con base en la tecnología, condiciones socio-económicas, valores, ecología y uso/abuso de recursos naturales, política y movimientos sociales, encuentran como las más importantes.

Como resultado de la articulación de los componentes antes mencionados, grupos de expertos configuran lo que llaman “megatendencias” de desarrollo, convirtiéndose en punto de referencia para la planeación estratégica, no solo para el desarrollo de países, sino para campañas políticas. ¿Recuerda Ud. que en su campaña Ricardo Anaya habló muchísimo sobre tecnologías digitales y energía limpia, mientras que AMLO habló de corrupción y desigualdad social? Ambos hicieron sus diagnósticos, ambos leyeron, de una u otra forma, las megatendencias que serían útiles para México.

Pues bien, para la campaña 2021, en medio de la pandemia, los interesados pueden usar cualquier buscador en internet, escribir megatendencias 2021 y encontrar cientos de páginas con información. Después de un análisis cuidadoso, se enlista las seis que pueden guiar la planeación de desarrollo, aplicables para 2021 y para el mediano plazo, tanto para cada municipio como para todo el país:

  1. a) Trabajo en casa, compras y pago de servicios en línea (implica mayor demanda de internet y tecnología digital).
  2. b) Reduccion de huella de carbono (energía renovable y menor uso de vehículos).
  3. c) Ciudades pequeñas, interculturales, favorecidas para asentamientos humanos.
  4. d) Mayor atención a la salud. Incluye alimentación sana.
  5. e) Inversión en proyectos de desarrollo sostenible, verdes. Nuevos modelos de negocios.
  6. f) Incremento en el interés de educación a distancia para fortalecer la formación profesional. Especialmente importante la formacion básica, intercultural, y la flexibilidad para adaptarse a los cambios en el mercado laboral, previsibles y no previsibles.

Con éstas megatendencias, seguramente habrá otras, el resultado del proceso electoral permitirá saber si nuestros políticos están o no a la altura de los retos que demanda el desarrollo. Otra forma será a través del monto del recurso, público o privado, que se destine para cada área estratégica necesaria para nuestro estado país.

En la diferencia entre desarrollo y subdesarrollo, el voto informado cuenta.

JORGE MARTÍNEZ LUGO
Periodista y Académico.

El tema del aborto vuelve a estar en la agenda pública. Uno de los temas de discusión social que más polariza y divide opiniones.

Un asunto que los políticos generalmente evaden y tratan de no definir postura, para no perder algún sector de sus votantes.

Los movimientos feministas han sido históricamente los más combativos.

Desde la Revolución Francesa de 1789, las mujeres mostraron coraje y fueron vanguardia en aquel movimiento histórico, en el que se cortaron cabezas de uno y otro bando.

Las mujeres fueron las primeras en marchar hacia el Palacio de Versalles, símbolo de la monarquía absoluta, que fue derrotada por aquella revolución que marcó el inicio de la Edad Contemporánea.

Hay una foto icónica, donde aparece una mujer encabezando una marcha en aquel París incendiado, con los senos descubiertos, enarbolando la bandera francesa. Esa foto viene a la mente cuando se recuerda la Revolución Francesa.

Sin embargo, como resultado de aquel movimiento se elaboró la llamada DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE Y DEL CIUDADANO… dejando fuera a las mujeres.

Y no es que se quedaran calladas. Varias mujeres líderes del movimiento alzaron la voz, pero sus palabras no conmovieron a Robespierre, Danton, Voltaire, ni a ninguno de los padres de la democracia moderna, quienes impusieron el machismo en la Constitución y en la cultura de la edad contemporánea.

Con esa carga histórica, en Quintana Roo ahora las mujeres marchan y toman la plaza del Congreso. Bloquean el recinto legislativo, realizan polémico performance, pintan los labios de rojo carmesí a la recién inaugurada estatura de Don Andrés Quintana Roo y nuestra sociedad se escandaliza.

¿Qué es lo que exigen? Que se detenga la ola de feminicidios y que se respeten sus derechos, entre ellos, a no ser obligadas a llevar a término un embarazo no deseado.

Este tema polariza pero es importante hablar de él y volver a discutirlo. Ya no es posible detener nuestro avance como sociedad. Ya no se puede seguir sacando del hospital a las mujeres, en pleno legrado, y llevarlas a la cárcel. Aún con los estragos físicos, psicológicos y emocionales de un aborto, son ingresadas al reclusorio, en calidad de criminales. ¿Y el hombre con quien se embarazó? ¿Estamos hablando de violencia de género?

¿En qué sociedad estamos viviendo?

Hagamos una encuesta para conocer en cuántas familias alguna de sus integrantes ha interrumpido alguna vez un embarazo. ¿En cuántas familias de cada diez se ha realizado un aborto?

No nos escandalicemos por un movimiento estridente, irreverente, con tintes de llamar la atención, porque de otro modo las seguimos ignorando.

No pasa nada… la estatua de nuestro prócer será limpiada y restaurada y seguimos adelante. Es una de las funciones simbólicas que cumplen los monumentos en todo el mundo. Pero lo que es inevitable, es que el tema del aborto está y seguirá estando sobre la mesa, hasta que avancemos un escalón más como sociedad.

La despenalización del aborto será una realidad más temprano que tarde.

Todos los organismos internacionales de derechos humanos, sin excepción, de manera unánime, insisten en recomendar a las naciones integrantes de la ONU, despenalizar la interrupción del embarazo y brindar a las mujeres servicios de salud que garanticen su seguridad y su vida, en caso de tener que enfrentar una decisión de este tipo. La mayoría de los países ya despenalizaron. En México continúa la doble moral.

La vida de nuestras mujeres y su derecho humano universal a la dignidad, es lo que está en el meollo del asunto. ¿O queremos seguir siendo una sociedad en donde las mujeres aún pelean los mismos derechos humanos universales que hace 230 años en la Plaza de la Bastilla?

Estas preguntas las dejamos al aire, porque el lector tiene “La última palabra”.

DESPACITO Y BUENA LETRA

DR. RUSSELL CERÓN-GRAJALES DOCTOR EN DERECHO Y PROFESOR-INVESTIGADOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO. CANDIDATO A DOCTOR EN ECONOMÍA POR LA UNAM.

El ajedrez político toma temperatura. Se ha trastocado, y anuncia la oportunidad de mover ficha.

El estado actual de cosas. La concentración y centralización del poder. Y su reforzamiento a partir de un legislativo monocorde, con visos de armada sobrerrepresentación, constituyen un desafío al escenario de sanos y convenientes equilibrios, tan propios de toda moderna institucionalidad democrática.

Lo que avizora un tiempo de alianzas o coaliciones electorales entre institutos políticos opositores que pugnan por romper asfixiantes monopolios en el ejercicio del poder público, y abrir con ello la baraja.

En liberal democracia, coaligarse es parte de una lógica y legítima opción estratégica. En regímenes parlamentarios, un imperativo para la formación de gobiernos sólidos y estables. Y ventana de recomposición y oxigenación para todo régimen que, como el presidencial, pueda ser puesto en franco riesgo de calidad democrática, y en entredicho la pervivencia de sus instituciones autónomas, y demás organismos asociados.

El mismo andamiaje sistémico -el electoral, particularmente- prevé mecanismos de factibilidad para la regulación distributiva y correctora de exorbitantes empoderamientos, con posibilidades de instituirse por la vía de una legalidad dirigida, y a modo.

Los puristas y dogmáticos de la política parecieren olvidar que, no obstante las consabidas y diferenciadas plataformas ideológicas o programáticas de partido, las coaliciones electorales pueden prosperar bajo disímbolos fines; y que tienen un alcance temporal. Y que esas alianzas, pudiendo ser construidas más programáticamente, y aun sólo pragmáticamente, no implican, en modo alguno, fusión de ideologías, o abdicación de una respecto de otra.

Por lo que coaligarse no supone sucumbir en convicciones. Simplemente, la identificación de puntos de coincidencia, vueltos prioridad ante una sensible y riesgosa coyuntura que pueda atentar contra el eje democrático, y su estructura vital.

Es la circunstancia la que marca pauta para la coincidencia; quedando a buen recaudo los comprensibles y naturales factores de disidencia.

Superado el punto crítico, la habitual intercompetencia habrá de proseguir, y regularizarse.

La pista mexicana, en la mira de circuito tan disputado.

La parrilla de salida, expectante, espera.

VISIÓN INTERCULTURAL

Francisco J. Rosado May PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

 

Actualmente se están haciendo visibles las personas interesadas por un cargo de elección popular. Para ampliar el número de posibilidades de voto a favor se escuchará otra vez el argumento de sumar y multiplicar, no restar ni dividir.

Es una expresión pegajosa, con buena intención, pero mal aplicada. Y no solo en política, sino en muchos aspectos donde se simula el consenso. La mala aplicación puede explicar los retrasos o ausencia de logros, conflictos internos y, finalmente, afectaciones severas a la sociedad.

Imaginemos los siguientes escenarios en dos diferentes contextos.

Un candidato a cargo popular habla con sus enlaces territoriales y les pide que incorporen a X o Y persona a las actividades proselitistas. La persona recomendada es conocida por sus antecedentes, desde mal trato a personas hasta abuso de alcohol. La primera reacción de los enlaces es negarse porque mancharía los principios básicos sobre los cuales tratan de cimentar la narrativa de la candidatura. Político al fin, el candidato echa mano de argumentos para lograr su cometido; el más socorrido es el de la necesidad de sumar y multiplicar, no de restar ni dividir. Bajo estas circunstancias los escenarios mas probables serían: 1. Que los enlaces cedan y se dificulte muchísimo su trabajo tanto por el desequilibrio entre ellos como por la enorme dificultad de justificar la “adición”; 2. Que los enlaces renuncien dejando el proselitismo a merced de personas con antecedentes negativos. En ambos escenarios el resultado será desastroso, con muy alto costo financiero y emocional para triunfar. La sociedad pierde porque no habría condiciones para que se cumplan los compromisos de campaña.

Una institución educativa contrata a un consultor para reformar el plan de estudios de una carrera. Se llevan a cabo reuniones, se presentan buenas bases teóricas que son aceptadas por todos los actores. En la práctica, al diseñar el listado de cursos por periodo académico, el grupo dominante lleva a cabo acciones y toma decisiones que claramente se alejan de las bases teóricas. Entre los actores hay quienes tienen experiencia y conocimientos sólidos para manifestar su desacuerdo porque no hay claridad en el modelo educativo ni pedagógico, mucho menos en costos y, especialmente, en cómo se dará a los estudiantes las herramientas necesarias para garantizar una formación de calidad y competitiva en esa carrera. La respuesta del consultor es que el plan de estudios se está construyendo con la suma de propuestas, no restando. En otras palabras, la preocupación es la suma de propuestas, no su sólida fundamentación, ni, mucho menos, el interés social de garantizar una formación de calidad de los egresados. Ante estas circunstancias, los actores experimentados tienen exactamente los mismos escenarios que en el caso del candidato a cargo de elección.

No sería difícil imaginar un escenario en el que el político, con el perfil antes descrito, alcance una posición fuerte de toma de decisiones. Lo más probable es que se rodee de personas que tengan la misma forma de pensar, incluyendo, si puede, posiciones en instituciones de educación. Esta forma de operar explica la supervivencia del sistema que se retroalimenta con los mismos valores que le dieron origen. Esto es una mala noticia, por ello es importante entender el proceso y encontrar alternativas que permitan romper ese sistema que gira alrededor de un círculo vicioso.

Lo anterior suena como evidencia del efecto Dunning-Kruger, psicólogos de la Universidad de Cornell, especialistas en el razonamiento lógico detrás de las conductas sociales. En 1999 publicaron un ensayo donde concluyeron que “…aquellos con conocimiento limitado sobre algo sufren una carga dual: no solo llegan a conclusiones erróneas y cometen errores lamentables, sino que su incompetencia les quita la habilidad de darse cuenta de ello”.

Es decir, el argumento mal usado de sumar y multiplicar en lugar de restar y dividir podría ser una cortina de humo para esconder el efecto Dunning-Kruger y explicar la permanencia de un sistema que no permite avanzar en la dirección correcta a la sociedad en su conjunto, que nos mantiene en el subdesarrollo.

Romper el sistema que funciona bajo el efecto Dunning-Kruger requiere de una sociedad participativa, con visión y valores diferentes, líderes conscientes, fuerte deseo de cambio, asumir el reto y echar a andar cambios; es decir, sacudir el sistema.

Toda semejanza de lo anterior con la realidad podría no ser coincidencia.

Visión Intercultural
fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May
PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO.

“Ni siquiera están haciendo las preguntas correctas”, Obama criticando el manejo que del covid-19 hace la administración Trump (NYT 2020/05/16). En política, como en las ciencias duras, las preguntas correctas son importantes, o no existiría el área conocida como Ciencias Políticas.

La investigación científica se desarrolla mucho mejor cuando la o las preguntas, cuyas respuestas conducen a la solución de una problemática, están muy bien establecidas. Si bien existen varios pronombres interrogativos, son dos los que destacan: ¿qué? y ¿cómo?; los otros formatos: porqué, para qué, cuando, quien, cual, etc., pueden servir como apoyo, pero normalmente no se usan para definir una pregunta sólida de investigación.

Lo anterior viene a colación por la discusión que propició la publicación de una grabación donde el Secretario de SEMARNAT (La Jornada 2020/08/05) opina sobre la 4T. En el mismo medio (2020/08/11), el Secretario presentó una magistral aportación al tema y contribuyó al análisis de la situación de “conflicto” entre Secretarías con respecto al control en el uso del glifosato en México.

En este sentido, para efecto de sistematización, la pregunta ¿qué? se refiere a la política comprometida en campaña. Por ejemplo, el candidato se comprometió con la soberanía alimentaria y la conservación del ambiente. ¿A “qué” se comprometió el Presidente? queda claro como política de su gobierno. La implementación de esa política, o sea el diseño de política pública y plan de gobierno, corresponde al ¿cómo? Aquí es donde puede existir confusión o desacuerdo entre quienes aterrizan la política; hasta cierto punto esto es normal, pero inadecuado. Al dar seguimiento a la discusión sobre el glifosato, queda claro que esto es lo que sucedió entre diferentes Secretarías en “conflicto”. Bajo estas condiciones, el liderazgo debe intervenir para hacer la aclaración de ¿cómo concretar en la práctica una política? Y eso es lo que hizo el Presidente, al señalar que el gobierno federal no usará glifosato y que el uso privado tiene cuatro años para desarrollar estrategias que conduzcan a la eliminación de su uso (Milenio 2020/08/12). El “cómo”, aterriza el “qué”, con base en normatividad aplicable.

Tener preguntas claras, aún en procesos políticos, no es el único punto de contacto entre las diferentes disciplinas científicas. Otro elemento es el de crítica. En ciencias, la crítica es parte del proceso de sustitución de una hipótesis por otra que tiene una mayor capacidad de explicación de un fenómeno. En este sentido, en política no hay que olvidar que cualquier grupo o partido político que no ejerza la crítica, por mas severa que sea, pero respetuosa, no tendría la oportunidad de innovarse o de tener mejoras. Por lo tanto, la falta de atención a las críticas genuinas, con bases, internas o externas, desemboca en otorgar a los grupos o partidos de oposición mayores oportunidades para combatir al grupo o partido político en el poder. Es decir, el sistema de gobierno debe favorecer las críticas, con formas y normas definidas, pero de ninguna manera suprimirlas.

A Einstein se le atribuye la siguiente expresión: “Si yo tuviera una hora para resolver un problema, usaría los primeros 55 minutos para determinar la pregunta apropiada y solo 5 minutos para la solución” También dijo: “…la mente es como el paracaídas, solamente funciona si la tenemos abierta”. La buena política también debe seguir los mismos principios.