El titular de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) de Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, hizo entrega de 35 cámaras portátiles a elementos de la policía de Quintana Roo, que se encuentran en Tulum.

Lucio Hernández, mencionó que el objetivo de esto es transparentar y dignificar la labor de los agentes.

Las cámaras irán adheridas al uniforme, por lo que esto será un instrumento más para que puedan realizar de manera eficiente el trabajo, por lo que pide que estas sean usadas de manera correcta y que sobre todo deben ser bien cuidadas.

Por su parte Víctor Mas Tah, presidente municipal de Tulum, dijo que actualmente se trabaja en conjunto con el gobierno estatal y se tiene el compromiso de fortalecer las tareas vigilancia y seguridad en el municipio.

Desde la firma del esquema del mando único y con el actual acuerdo de que las labores de seguridad se lleven en su totalidad por el Estado, se buscan funciones conjuntas, para atender las necesidades y problemáticas de los ciudadanos.

Por último, el encargado de la SSP, comentó que la entrega de las cámaras no solo es para Tulum, por lo que se espera que dentro de las siguientes semanas se haga entrega a todos los municipios del Estado, esto a elemento que forman parte del mando único de la policía Quintana Roo.

Durante el día domingo 28 de marzo se suscitaron varias investigaciones con respecto a los agentes de Dirección Municipal de Seguridad Pública y Tránsito de Tulum que aprendieron a Victoria Salazar, turista salvadoreña que el pasado sábado 27 del mismo mes, por el excesivo uso de la fuerza le causaron la muerte.

Durante una rueda de prensa, el presidente municipal de Tulum, Víctor Mas Tah, afirmó que los 4 agentes responsables de dicho acto fueron separados de su cargo inmediatamente, y no podrán tener contacto con la ciudadanía, esto luego de realizarse la autopsia y revelar que la causa de muerte fue la fractura de columna vertebral por la ruptura de las primeras 2 vertebras debido tras el uso excesivo de la fuerza.

“En el momento que me enteré de los lamentables hechos ordené que los elementos fueran llevados ante la Fiscalía General del Estado quedando registrado en la carpeta de investigación”, comentó el presidente municipal de Tulum.


La mañana del lunes 29 de marzo, durante la conferencia de prensa en el Palacio Nacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, expresó su pésame con la familia de la víctima y comentó que los elementos policiales serán castigados por este suceso y afirmó que no habrá impunidad en este caso como en los gobiernos anteriores.

Trece elementos policíacos, ocho de la Fiscalía y cinco de la policía estatal, fueron asesinados en la comunidad de Llano Grande, municipio de Coatepec Harinas; el crimen se definió como una emboscada en respuesta a un operativo que realizó días atrás.

El 16 de marzo policías mexiquenses llevaron a cabo un operativo en Zacualpan el que fueron asegurados tres vehículos que tenían un reporte de robo, así como una libreta con los “diferentes puntos de halconeo y base” de un grupo delictivo al que han identificado como la “Familia Michoacana”.

Dos días después del operativo, un grupo de agentes fue emboscado mientras realizaba sus labores de patrullaje en la zona de Llano Grande donde combaten a diversas agrupaciones delictivas que operan en el área.

En su labor, los policías se desplazaban en convoy; al frente estaba un jeep de la policía estatal con cuatro agentes, atrás iba un pickup con cinco ministeriales de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y en el final cerraba un Dodge Avenger azul de la Policía Estatal donde se transportaban cuatro elementos.

De acuerdo a fuentes oficiales, cuando comenzaron los disparos el primer vehículo trato de acelerar, pero al avanzar apenas unos metros se estampó contra otro automóvil que se encontraba estacionado; han dado a conocer que el ataque llegó desde el costado de la carretera donde se ocultaban los agresores.

“Esta acción, es una afrenta contra el Estado mexicano, responderemos con toda la fuerza y con el respaldo de la Ley y la legitimidad”, mencionó Rodrigo Martínez Celis, secretario de Seguridad Pública del estado, durante un comunicado en donde lo acompañó el fiscal de la entidad, Alejandro Gómez Sánchez.

Un enfrentamiento a golpes entre soldados y policías en Chetumal se originó luego de que los elementos del orden público intentaran detener a un elemento del ejército que tras un reporte donde fue denunciado por haber agredido de forma física a su esposa e hijos en plena vía pública, cerca de las calles Palermo con Insurgentes.

Un llamado al 911 alertó a las autoridades por una persona del sexo masculino quien momentos antes había agredido a su pareja e hijos en plena vía pública, al llegar la unidad de la Policía Quintana Roo al lugar para verificar la situación, el militar, quien en sus horas libres desempeñaba el trabajo de taxista, emprendió la huida generando una persecución hasta la base del Séptimo Regimiento de Caballería Motorizada.

Al descender el presunto agresor de su vehículo, los uniformados ya se encontraban esperándolo a las afueras de la base militar para detenerlo, pero no contaban con que más elementos castrenses saldrían para defender a su compañero, originando una riña a golpes entre policías y militares, logrando arrebatarlo de los oficiales y metiéndolo a las instalaciones.

Debido a que su vehículo quedó abandonado a la entrada de la base militar, agentes de transito solicitaron el arribo de una grúa para ser trasladado a un corralón, pero en ese momento una tropa de guardia salió a impedir que se llevaran el automóvil.

Altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal tuvieron que acudir al sitio para para intervenir y calmar los ánimos entre los elementos policiacos y militares.

Marcela Figueroa, subsecretaria de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), dio a conocer el recuento de los hechos durante la manifestación del 8M en la Ciudad de México; 62 mujeres policías y 19 civiles resultaron heridas.

A través de una conferencia virtual informó que los actos vandálicos ocurridos durante la marcha por el Día internacional de la Mujer, fueron ejecutados por hombres infiltrados que lideraron agresiones contra las policías que resguardaban el Palacio Nacional.

Las cámaras de seguridad localizadas en el primer cuadro de la ciudad captaron a un grupo de hombres encapuchados o usando mascarillas que usaros las vallas de contención para atacar a las mujeres policías del grupo Atenea.

Se trataba de una minoría que generó destrozos erráticamente y aparentemente no pertenecían a ninguno de los grandes contingentes que estuvieron avanzando durante la manifestación.

Los agresores lanzaron petardos, piedras y bombas molotov a las uniformadas que afirmaron haber utilizado extintores para mitigar los incendios y no en contra de las manifestantes como se había denunciado.

Por otro lado, las autoridades reconocieron el incidente ocurrido en la Estación Hidalgo del metro de la CDMX, donde las fuerzas policiacas encapsularon a un grupo de colectivas que llegaron a esa zona para participar en la marcha.

Se presume, de acuerdo a denuncias del contingente afectado, que dos fotógrafas fueron encerradas en las inmediaciones del metro; aparentemente una de ellas fue esposada, tirada al suelo y su equipo fotográfico quedó destrozado.

La agresión se suscitó entre elementos de la Policía Bancaria Industrial (PBI) y mujeres de la prensa que se dirigían a la marcha. Figueroa explicó que se inició la carpeta de investigación para definir las responsabilidades correspondientes mientras que el encargado de dar la orden ya fue suspendido de su puesto mientras se realiza la investigación.

En Francia un grupo de policías asistió al llamado de una mujer que había sido amenazada por su esposo; en el lugar el hombre asesinó a tres de ellos e inició una persecución tras huir de la escena del crimen.

Los hechos se llevaron a cabo en una zona montañosa localizada en Saint-Just, al suroeste de Lyon, donde habitaba la mujer que solicitó la ayuda policial para ser protegida de su marido.

Al arribar al lugar, el hombre abrió fuego contra los agentes y terminó con la vida de tres de ellos mientras que otro resultó herido.

En el afán de salvarse, la mujer subió al tejado y después el hombre prendió fuego a la casa para culminar su crimen huyendo del lugar.

Posteriormente, unos 300 policías fueron enviados para buscarle hasta que más tarde apareció muerto en extrañas circunstancias y la víctima quedó bajo protección policial, de acuerdo a la información brindada por un portavoz del servicio de gendarmería.

El asesinato provocó revuelo a nivel nacional y también ejerció presión sobre el gobierno francés para ofrecer mayor protección a sus agentes, petición que han hecho los mismos policías.
En 2019, 146 mujeres fueron asesinadas por sus parejas en Francia, según el Ministerio del Interior, lo que desarrolló una campaña nacional contra la violencia doméstica.

Punto Morado, estrategia establecida por el gobierno municipal de Benito Juárez, fue presentado por la Presidente Municipal Mara Lezama; su finalidad es atender a las mujeres que hayan sido víctimas de violencia.

Para el programa, fue necesaria la capacitación de servidores públicos de diferentes dependencias para que puedan otorgar la atención necesaria y el seguimiento cuando detecten cualquier tipo de expresión de violencia contra las mujeres.

Dicha capacitación fue encabezada por la Presidenta Municipal Mara Lezama el pasado 26 de noviembre, ante la titular del Instituto Municipal de la Mujer, Miroslava Reguera Martínez, así como directores y regidores del municipio.

“Punto Morado será un espacio de comunicación asertiva, en el que las mujeres se sientan en confianza; con personal sensibilizado y capacitado para tomar decisiones asertivas” compartió la primera edil.

Asimismo, como parte del seguimiento de este programa integral, este jueves se designó a un cuerpo policíaco que atenderá particularmente a las mujeres que se encuentren en situación de violencia.

Lezama Espinosa presentó al equipo y las patrullas que servirán para implementar las acciones que se han establecido para Punto Morado; de igual forma los módulos de información que fungirán como herramienta de prevención, atención y denuncia.

 

Algunas de las jóvenes detenidas durante la disuasión armada de la protesta llevada a cabo el lunes 9 de noviembre por el feminicidio de la joven Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado ‘Alexis’ en la ciudad de Cancún, han señalado haber sido víctimas de tocamientos por parte de los policías que “configurarían un abuso e incluso una tentativa de violación sexual”.

Marco Antonio Toh Euán, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO), indicó que, de acuerdo con el reporte, se atendió a 10 personas de las cuales dos eran periodistas heridos de bala y ocho manifestantes.

Entre las declaraciones recabadas por el personal de la Comisión, destacan heridas provocadas por macanazos, empujones, hematomas, cortaduras, que requirieron de sutura en la cabeza de algunas personas y en otras partes del cuerpo, así como tocamientos inapropiados por parte de las autoridades.

“Además desaparecieron pertenencias que les fueron sustraídas en el momento; no se han devuelto y están ellas muy preocupadas por ello”, detalló el abogado, al agregar que el rango de edad de las víctimas va de los 19 a los 28 años.

Julián Ramírez, director del Colegio Kukulcán quien de igual manera fue detenido durante la protesta, afirmó que los uniformados arrastraron al Palacio Municipal a varias muchachas detenidas, las manosearon, amenazaron de muerte y golpearon.

De igual manera el profesor señaló que fue testigo de cómo los policías, en su mayoría municipales, se lanzaron contra la gente y la agredieron con saña. Al ver que había muchas cámaras, hubo policías que se quitaron las casacas para no ser identificados.

“Cuando me detuvieron, me golpearon y patearon. Dije que la chica muerta era mi alumna, pero respondieron que me iban a dejar peor que a ella, y cuando indiqué que era de Derechos Humanos, siguieron golpeándome y expresaron que “a la ver… los derechos humanos’”.

“Escuché como había mujeres que gritaban por las agresiones, pedían que las dejaran de golpear, estaban sobre ellas, las manoseaban al grado de que ellas exigían: sácame los dedos de ahí”.

“Estuvimos esposados, no dejaban pasar a observadores de Derechos Humanos, incluso negaron que hubiera detenidos”, relató el profesor afectado.

Ante los hechos en su conjunto, la CEDHQROO presentó una denuncia penal por lesiones y tentativa de homicidio, en agravio de manifestantes y periodistas. Aclarando que, si bien va dirigida contra quien resulte responsable, la acusación pesa sobre elementos de la Policía municipal de Benito Juárez, debido a que existe evidencia gráfica de que fueron quienes actuaron para disuadir la protesta.