El crecimiento de la marea ha provocado el desgajamiento de la arena compactada en las playas de Cancún, los lugares que presentan más afectación son playas Delfines y playa Ballenas.

Aunque se trata de un fenómeno natural que ocurre todos los años, este se ha agravado por las lluvias que han deslavado la arena y han terminado con la inclinación que tenían algunas playas.

En playa Delfines, la playa pública más grande y concurrida de Cancún, el desgajamiento alcanza hasta un metro y 30 centímetros de altura, por otro lado, en playa Ballenas, este incremento de la marea derribó infraestructura pública, como la torre de salvavidas y algunas palapas.

La arena vuelve a su estado “normal” en un periodo que puede ir de uno a tres meses. Por fortuna, esto se da cuando ha concluido la anidación de tortugas marinas y quedando únicamente el proceso de la eclosión y liberación de huevos, que en el caso de Cancún se da de manera asistida.

“Cada año, en esta temporada, de manera natural la marea crece e invade unos metros dentro del arenal. Aquí la desventaja es que hemos tenido muy mal tiempo muy seguido y esto ha ocasionado que esta marea crezca unos metros más que el año pasado o el antepasado. Este fenómeno ya se dio hace unos seis años, pero regresaron las playas, no hubo necesidad de intervención”, comentó Vagner Elbiorn Vega, titular de la Dirección de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat). 

Vagner Elbiorn Vega hizo énfasis en que la mayoría de las playas públicas se encuentran cerradas por el incremento de la marea, por lo que exhortó a la población a esperar hasta su apertura oficial.

“Tuvimos que remover algunas torres y sin torres salvavidas las playas públicas municipales no las podemos tener abiertas”, añadió.