La costa de Mahahual volvió a ser invadida por el sargazo de manera incontrolable debido al constante recale de dicha planta marina. Sin embargo, entre ambulantes, artesanos, meseros, restauranteros y turistas, que sumados daban un total aproximado de 90 voluntarios, instalaron redes para evitar el recale y así mantener limpias las playas.

Los voluntarios usaron una retroexcavadora de un particular para retirar las toneladas de alga. De igual forma, en el muelle de pescadores se observó a una embarcación sargacera quienes se dedicaron a acopiar el alga antes de que llegue a la costa.

Los voluntarios no reciben ningún apoyo por parte del gobierno municipal, ni estatal para realizar dicha labor, señalan que en muy pocas ocasiones ha llegado alguna cuadrilla del municipio para apoyar con la limpieza, cuando el sargazo recala a diario.

Por tal motivo y ante la falta de presencia de autoridades, empresarios y habitantes decidieron instalar mallas artesanales para evitar que la macroalga llegue a los blancos arenales. A pesar de ello los habitantes se sienten abandonados para afrontar esta problemática que ahuyenta al turismo.

“Los restauranteros se encargan de poner mallas para que haya menos sargazo, porque viene e inunda las playas, e inundándose las playas, la gente no se acerca a divertirse, se van para otro lado, entonces queremos turismo, inclusive quisiéramos el apoyo del gobierno que hasta el momento no lo hemos tenido, estamos trabajando solos” mencionó Ricardo Pérez Portillo, prestador de servicios turísticos en Mahahual.

Aunque la barrera artesanal cumple con su función, no ofrecen buena imagen para el turismo, por ello los voluntarios solicitaron a la marina que despliegue las mallas especializadas.