Un crédito de hasta 820 mdp ha sido aprobado por la Comisión de Hacienda de la XVI Legislatura de Quintana Roo, dicho recurso será destinado a las obras públicas en el Estado, pero deberá ser respaldada por el pleno trayendo consigo diversos candados para su uso.

Entre las limitaciones añadidas por la XVI Legislatura, se propone que las obras publicas a las cuales será destinado dicho recurso deberán cumplir con ciertos lineamientos como ser de beneficio y alto impacto social, no ser utilizadas como bandera electoral y rendir informes constantes al Poder Legislativo de los avances y costos que estas representen.

Dentro del dictamen aprobado por unanimidad, se señala que, tras la aprobación del pleno y su publicación en el Periódico Oficial del Estado, el Ejecutivo, Carlos Joaquín González, contará con un plazo de 90 días para realizar las licitaciones de las obras públicas que presentó en su petición.

Cabe mencionar que, de las 102 obras que el gobernador presentó en su petición, habrá una reducción de ellas por el tema de los costos elevados, por lo que con esto se garantizaría que los 820 MDP serían aprovechados en su totalidad, ya que toda acción iniciada sería terminada con los recursos presupuestados.

El Gobernador, deberá considerar que las obras propuestas en la entidad sean equitativas para cada municipio, pues no deberán favorecer a uno solo, buscando que con esto se evite un mayor impacto en una zona comparada con otra.

Por último, uno de los puntos importantes a destacar es que dicha contratación, de uno o más créditos por hasta 20 años, no deberá sobrepasar el 25% de los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) para evitar afectaciones a las finanzas públicas, por lo que se deberán rendir cuentas a la legislatura en turno sobre los avances y los gastos generados.

Este jueves 30 de julio el Periódico Oficial del Estado ha publicado un acuerdo por el cual, a través del Instituto de Movilidad, se dictaron las medidas de seguridad sanitaria de inmediata ejecución que deberán implementar los concesionarios, permisionarios y operadores del servicio público de transporte en todas sus modalidades.

Las disposiciones establecen la obligatoriedad de limpiar y desinfectar las unidades antes de cada servicio, puertas, manijas, asientos interiores.

Además de los lineamientos del uso de cubrebocas y gel antibacterial, se establece que los prestadores de este servicio no deberán utilizar el aire acondicionado en sus unidades de transporte.

De igual manera no podrán transportar a más de dos usuarios por viaje, pues de no acatar las medidas, serán acreedores a una multa de entre 25 a 300 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización, lo que representa una sanción de entre 2 mil a 25 mil pesos mexicanos.

Otra de las prohibiciones es el no reunirse en los llamados “sitios de taxi”, como plazas comerciales, hospitales, etc.

Este reglamento entró en vigor a partir del día jueves, por lo que los taxistas deberán cumplir con las medidas para evitar más propagaciones del virus.