El Senado de la República aprobó la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil con datos biométricos que incluyen huella dactilar, iris de los ojos, facciones del rostro, tono de voz y firma, con el fin de reducir los delitos de extorsión y secuestro, esto fue avalado por 54 votos a favor, 49 en contra y diez abstenciones.

La reforma busca que sea obligatorio para los 122 millones de usuarios en el país identificarse y registrarse en un padrón al momento de adquirir una tarjeta SIM o una línea telefónica por prepago, así los usuarios tendrán que presentar una identificación, comprobante de domicilio y un método de identificación biométrica. Las empresas de telecomunicaciones serían las encargadas de recabar y validar la información sobre la identidad.

No es la primera vez que se propone recopilar todos los datos de los mexicanos en una base de datos, pero es la primera vez que se hace una manera tan estricta y sin hacer un análisis de las consecuencias. En 2008, se creó el Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones, que fue eliminado en 2011 por el Gobierno de México debido al poco registro de usuarios.