El precandidato del partido Fuerza por México, Tirso Esquivel Ávila, rechazó estar relacionado con el homicidio de Ignacio Sánchez Cordero, rival electoral y aspirante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la Alcaldía de Puerto Morelos, en Quintana Roo.

Tras ser acusado de presuntamente estar ligado a la muerte de Ignacio Sánchez, Esquivel Ávila argumentó que el pasado 25 de febrero fue citado a comparecer en calidad de testigo, poniéndose a total disposición de las autoridades, de igual manera dejó en claro que no tiene ningún nexo con el homicidio según la carpeta FGE/QROO/PTM/UAT/02/06/2021.

Esquivel Ávila, fue separado del cargo de Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Puerto Morelos en diciembre pasado por la alcaldesa Laura Fernández, dejando en su lugar a Sánchez Cordero como nuevo titular. Tras esto el político que ahora forma parte del partido del senador y líder sindical Pedro Haces, al que asegura no ha tratado directamente, culpó a la alcaldesa de tratar de deslindarse de la violencia en el Municipio con la acusación.

“Son inverosímiles e injuriosas las declaraciones de Laura Fernández Piña: Qué había escuchado de su colaborador directo, de que estaba en riesgo su vida, porque no hay un precedente jurídico que pruebe lo que ella dice, y esto es una burda salida para evadir la responsabilidad que tiene por acción u omisión en el tema de garantizar la seguridad pública de los ciudadanos” señaló Esquivel Ávila.

Cabe recordar que Ignacio Sánchez Cordero ya había recibido amenazas desde diciembre de 2020 para bajarse de la contienda electoral, al ser la baraja más fuerte del Partido Verde Ecologista de México. Por su parte la edil Fernández Piña recordó que ese mismo mes, cerca de Navidad, Ignacio llegó pálido y sudoroso a su oficina a decirle que un retén de la Guardia Nacional lo había detenido, esculcado, interrogado y dejado libre, no sin antes decirle: ‘Ándate con cuidado’.

En enero, un mes después, Sánchez Cordero volvió a comentar preocupado: ‘Me he enterado que Tirso está ofreciendo 5 millones de pesos para que me maten. Dice que si me registro para competir de alcalde me van a matar’.

Tras esa afirmación, el 18 de febrero el todavía funcionario municipal acudió a las oficinas de la FGE en Cancún para pedir seguridad, pero el 24 de ese mismo mes fue asesinado en una cafetería cercana al Palacio de Puerto Morelos. Hasta el momento, la FGE sólo ha emitido un retrato hablado del presunto homicida.