La tarde del miércoles 7 de abril una familia llevó a su hijo “Uriel” de 11 años a un parque del fraccionamiento Sian Kaan Chetumal cuando un juego infantil colapsó atrapándole los dedos anular y el meñique de la mano derecha entre fierros.

El menor fue atendido de emergencia en el IMSSS de la localidad donde se le realizaron 3 cirugías y 11 puntos de sutura para reconstruirle la mano.

Pese a los intentos de salvarle la mano, el fin de semana se le amputó parcialmente el dedo meñique y el anular desde la falange, ya que no era posible recuperar dichas partes de los dedos.

La madre del menor responsabiliza a las autoridades y al comité vecinal de la colonia por no responsabilizarse de dicho accidente ya que ella menciona que, si en este juego le pasó eso a su hijo, existen juegos más peligrosos en el parque.