Visión Intercultural
fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May: PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

Hace unos días, medios nacionales anunciaron una visita del presidente AMLO a Tihosuco, porque “pedirá perdón a nombre del estado mexicano al pueblo Maya” por exterminios y agravios que sufrieron” (Aristegui Noticias, 30/04/2021, 10:12h). El motivo de la petición de perdón que publicó La Jornada Maya (26/04/2021) es “por los agravios cometidos en la Guerra de Castas”. La fecha de la visita, 3 de mayo, coincide con las celebraciones dedicadas a la Santa Cruz, especialmente por parte de los albañiles quienes adornan con tres cruces las obras donde trabajan; es su día.

Al día siguiente, 4 de mayo, medios convencionales y digitales reportaron diferentes ángulos de la visita. Por el contexto de las elecciones, sin duda habrá análisis político por parte de especialistas del tema. Esta entrega tiene otro enfoque.

El verbo perdonar se origina del latín tardío “perdonãre” donde “per” es un prefijo que significa “a través de” y “donãre” significa “dar”. De acuerdo con la revisión que hace Marcela Madrid Gómez Tagle (Praxis Filosófica, núm. 26, 2008), el concepto de “perdón” tiene fuerte connotación religiosa, aunque otra autora Hanna Arendt en su libro “Los hombres en tiempos de oscuridad” (Gedisa: Barcelona, 2001) indica que el perdón también está en el ámbito de los asuntos humanos y por ello se trata de una noción de carácter político. De esta forma se explica cómo el concepto se seculariza, su ejercicio no es exclusivo del medio religioso.

En otras palabras, el concepto de perdonar tiene origen en la filosofía occidental, con un fuerte componente cultural que se debe entender para ubicar bien su interpretación en otros contextos culturales. Por ejemplo, ¿Cómo entienden los Mayas el perdón? ¿Existe alguna palabra en su lengua que implique el mismo concepto?

El Diccionario Maya-español-Maya, en línea, de la UADY, señala que perdonar en Maya se dice “sa’as si’ipil”. Tiene dos componentes, sa’as que se relaciona con claridad, luminosidad, y si’ipil que se relaciona con culpabilidad o pecado. Esta última interpretación es muestra clara de la influencia de la religión en la lengua, el concepto no existía antes de la llegada de los españoles. De acuerdo con la poetisa DMTB, de la comunidad de X’Cabil, en Maya se usa la palabra “sa’atsen” para decir “perdóname”.

Con base en lo anterior, se puede concluir que la palabra y concepto de perdonar, y por lo tanto de perdón, como la conocemos en español, no existe en la cultura Maya. Si bien sa’as si’ipil se traduce como perdonar, no es correcto del todo. Lo que sí existe es un proceso social que implica aclarar alguna situación incorrecta o incómoda que, al entenderse adecuadamente, marca el camino para corregir lo que se tenga que corregir y evitar su repetición. Para ello juega un papel importante el tejido social y los valores culturales detrás de ello, llamado también buena gobernanza en nuestros días. La actuación de los jueces tradicionales en Q. Roo, es una muestra de la explicación anterior.

Si asumimos que el ofrecimiento de disculpas que hace el Estado al pueblo Maya, es una admisión su responsabilidad en acciones que han conducido a reducir y/o eliminar la población indígena, a la pérdida de su tejido social y a sus formas de construcción de conocimiento; a tener los más altos índices de analfabetismo, mala salud y mala infraestructura; así como el uso y abuso comercial de la cultura en estrategia de crecimiento económico, principalmente vía turismo, sin beneficios reales a los verdaderos representantes de los Mayas, entonces podemos asumir que se ha aclarado la situación ignominiosa que viven los indígenas hoy; se ha reconocido la responsabilidad del Estado.

Pero, siguiendo con la lógica de la cultura Maya, para evitar que el acto de clarificación no quede trunco, se deben impulsar sin simulaciones diferentes acciones que conduzcan a un verdadero cambio y respeto a la identidad Indígena. Por ejemplo, debe diseñarse y velar el cumplimiento real de una mejor política pública a la actual, que atienda con calidad la educación y salud intercultural, la co-creación de conocimientos, la implementación de políticas públicas que apoyen verdaderamente el desarrollo de negocios interculturales, así como reconocer e impulsar sistemas de producción de alimentos sostenibles y la implementación de gobernanza intercultural; mención especial, por vivir tiempos electorales, se merece la representación con voz y voto de verdaderos representantes indígenas en posiciones de toma de decisiones a nivel local, estatal y nacional. ¿Cuántos de los candidatos en los municipios y distritos electorales de Q. Roo, con alta población Indígena, son Indígenas? No se debe esperar a algún amparo o maniobra jurídica para resguardar este derecho, se debe observar y cumplir con base en la normatividad vigente.

Para evitar sesgos, el cumplimiento de lo anterior debe evaluarse con base en calidad reconocida internacionalmente. Lo contrario o el no cumplimiento del propósito de la disculpa pública y petición de perdón, de acuerdo con la filosofía Maya, no solo contribuiría a eliminar la lengua y cultura de los Mayas, sino que reafirma, como señaló Arendt, el uso político del concepto del perdón.

Al tiempo.

Durante la conferencia mañanera del Palacio del Gobierno del día viernes 30 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que tiene una visita pendiente en Quintana Roo que realizará el próximo lunes 3 de mayo con motivo de ofrecer perdón a las etnias Mayas del municipio de Felipe Carrillo Puerto.

Señaló que su gira por Quintana Roo empezará en Chetumal, donde se realizará su acostumbrada conferencia de prensa mañanera a los medios, donde tendrá de invitado al presidente de Guatemala, ya que dicha nación tiene una gran presencia de la etnia Maya en su país, por lo que será de su agrado acompañarlo en esta gira.

Esta gira tiene como destino el antiguo Chan Santa Cruz (Felipe Carrillo Puerto), ya que ahí se encuentra el Santuario de la Cruz Parlante, donde los pobladores señalan que antes ahí se hacían reuniones importantes sobre avisos y peligros para todos los pueblos indígenas de la región, por lo que cree que es apropiado hacer un anuncio ahí.

Visión Intercultural
fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May: PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

Un par de días después del primer encuentro, María y Pedro continúan su conversación,

Pedro: María, lo que mencionas sobre cómo aprenden desde niños en tu comunidad es muy diferente a como sucede en mi mundo. Si voy a casa ahora mis padres me llevarían a un museo donde habría visita guiada. Si salimos de vacaciones seguro sería con un paquete todo incluido. De niño mis padres me explicaban paso a paso lo que tenía que hacer, en la escuela todo el proceso está estructurado. Mi mundo es muy diferente a lo que comentaste, como que no tengo la libertad que ustedes tienen para aprender, desarrollar la habilidad de observación y experimentar haciendo cosas.

María: Gracias Pedro. Nosotros también aprendemos de ti cuando vemos cómo respondes a las cosas que necesitamos hacer en las clases. En muchas ocasiones me cuesta trabajo entender la lógica que siguen los profesores en sus formas de enseñar y calificar; sé que debo leer, escribir y discutir mucho más de lo que hago, pero me cuesta trabajo porque no estoy acostumbrada. Yo veo que tu lees y participas más que nosotros en clase. Estoy consciente de que lo debo hacer porque cuando egrese quizá tenga que trabajar en un medio diferente al de mi cultura. Por eso trato de complementar mi habilidad de observación y sentido práctico con lecturas y discusión en grupo.

Pedro: Yo siento que mi habilidad de observación es más limitada que la tuya y cuando trato de llevar a cabo algo práctico, tengo temor si no me lo han explicado bien antes de hacerlo. Quisiera entender y aprender mucho más de esas cosas de tu cultura que se viven día con día y que no son visibles. Oye, ¿Y si paso mis vacaciones acompañándote en tus actividades en la milpa o ayudando a tu papá? Deseo conocer mucho más de sus formas de aprendizaje. ¿Hablas con tu papá? Yo hablaré con los míos para decirles que no me esperen en semana santa.

Así, Pedro aplicó lo que en academia se llama investigación-acción participativa, que en la cultura local se conoce como ser acomedido. Una persona exitosa que aprovecha su contexto cultural para aprender, crear conocimiento, innovar, aportar a su comunidad y prepararse para la vida, es alguien que en el contexto no indígena se conoce como proactiva, propositiva, dinámica. Estas características equivalen a ser acomedido/a, que en Maya se conoce como “sa’ak’óol” y “táan óol”, donde “óol” refleja esencia o naturaleza de ser.

Un día Pedro preguntó a María ¿Por qué hay personas que tiran la basura en donde sea? ¿Por qué no lo ponen en su lugar? María respondió: yo creo que no aprendieron a observar. Conozco compañeros que veo que ven a sus papás recogiendo basura tirada, especialmente envoltorios de plástico, poniéndola en su lugar; sin embargo, ellos no siguen el ejemplo, tiran la basura donde sea. Ven, pero no ejercen la observación ni la práctica; han perdido los valores que están detrás de nuestra habilidad de observación y práctica. Así como sucede con la basura también pasa con otras cosas; por ejemplo, la irresponsabilidad de algunos trabajadores, la impunidad, la corrupción, y muchas otras cosas que suceden porque las personas carecen de los valores fundamentales de su cultura. Como que se está perdiendo la transmisión de conocimiento de una generación a otra, y mucho es porque se pierden valores y la habilidad de observar y practicar. Estamos siendo testigos de un “culturicidio”.

Tiene sentido lo que dices, María. Pienso que nuestro sistema educativo y nuestro desarrollo, en general, pueden mejorar si se incorporan elementos culturales en la pedagogía, que fomenten un verdadero aprendizaje con valores. Al menos tú y yo podemos decir que estamos haciendo nuestra parte. Ojalá más personas piensen lo mismo, tendríamos una sociedad más avanzada y progresista.