Ante el abandono de los mercados municipales de Chetumal una iniciativa federal se alza para la remodelación de estas mismas, se trata de 350 millones de pesos otorgados por la sedatu, los cuales servirán para la reconstrucción del mercado nuevo y otras 4 obras más en la capital del Estado.

Entre las obras a realizarse se encuentra un mirador en Calderitas, la colocación de una asta bandera en el sitio, un teatro al aire libre en el zoológico payo obispo y otros domos en diversas partes de Chetumal.

Aunque esto representa un beneficio, muchos locatarios se encuentran enojados ya que la remodelación, que comenzará a principios del mes de abril, tomará 7 meses para ser finalizada, lo que afectará las operaciones de los concesionarios.

El pasado miércoles 10 de marzo, cerca de 200 locatarios de la capital del estado se citaron en las inmediaciones del mercado nuevo para iniciar su marcha, pasando por el mercado viejo, hasta el ayuntamiento de Othón P. Blanco.

Entre gritos y pancartas exigían la anulación del nuevo contrato de concesión, el cual no solo afectaba a los locatarios del mercado Lázaro Cárdenas, sino también a todos los mercados municipales, pues los concesionarios señalan un cobro excesivo en sus concesiones.

Tras ser llevada a cabo la remodelación, que iniciará en abril de este año para el mercado nuevo, temen que ello les afecte en sus ventas dado que tendrán que salirse de las instalaciones del mercado y vender en plena vía pública.

Los afectados refieren que no descansarán hasta ver que la autoridad municipal no genere más pago de contrato de concesión, ya que, aunque no ha dado fin el último contrato, el municipio ha comenzado a expedir uno nuevo y de pagar 250 pesos, los locatarios ahora deberán pagar mil 500.

Marcela Figueroa, subsecretaria de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), dio a conocer el recuento de los hechos durante la manifestación del 8M en la Ciudad de México; 62 mujeres policías y 19 civiles resultaron heridas.

A través de una conferencia virtual informó que los actos vandálicos ocurridos durante la marcha por el Día internacional de la Mujer, fueron ejecutados por hombres infiltrados que lideraron agresiones contra las policías que resguardaban el Palacio Nacional.

Las cámaras de seguridad localizadas en el primer cuadro de la ciudad captaron a un grupo de hombres encapuchados o usando mascarillas que usaros las vallas de contención para atacar a las mujeres policías del grupo Atenea.

Se trataba de una minoría que generó destrozos erráticamente y aparentemente no pertenecían a ninguno de los grandes contingentes que estuvieron avanzando durante la manifestación.

Los agresores lanzaron petardos, piedras y bombas molotov a las uniformadas que afirmaron haber utilizado extintores para mitigar los incendios y no en contra de las manifestantes como se había denunciado.

Por otro lado, las autoridades reconocieron el incidente ocurrido en la Estación Hidalgo del metro de la CDMX, donde las fuerzas policiacas encapsularon a un grupo de colectivas que llegaron a esa zona para participar en la marcha.

Se presume, de acuerdo a denuncias del contingente afectado, que dos fotógrafas fueron encerradas en las inmediaciones del metro; aparentemente una de ellas fue esposada, tirada al suelo y su equipo fotográfico quedó destrozado.

La agresión se suscitó entre elementos de la Policía Bancaria Industrial (PBI) y mujeres de la prensa que se dirigían a la marcha. Figueroa explicó que se inició la carpeta de investigación para definir las responsabilidades correspondientes mientras que el encargado de dar la orden ya fue suspendido de su puesto mientras se realiza la investigación.

En la víspera del 8 de marzo las manifestaciones por el Día Internacional de la Mujer en México no se han hecho esperar. Como cada año, el llamado en redes sociales por parte de grupos colectivos ha citado a la marcha pacifica en todo el país, pero en esta ocasión lo que ha llamado la atención es la posición que ha tomado el gobierno federal de blindar el Palacio Nacional.

Mediante un video subido el pasado domingo a sus redes sociales, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que la valla instalada frente al Palacio Nacional fue puesta con el fin de evitar enfrentamientos entre las mujeres y las fuerzas de seguridad, como ha ocurrido en ocasiones anteriores.

Por primera vez en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y de Claudia Sheinbaum en la administración de la CDMX, se colocaron vallas de hasta cuatro metros de alto para resguardar el Palacio Nacional.

Desde el domingo por la noche, colectivos feministas escribieron los nombres de algunas de las víctimas de feminicidio en las vallas metálicas. De igual manera, emitieron una convocatoria donde invitaron a llenar el muro con flores señalando que, esta es otra manera de pronunciarse contra la violencia de género, donde además de flores, también invitaron a colocar cintas y papel de color morado, el cual simboliza la lucha feminista contra estas agresiones.

La mañana del mismo domingo 7 de marzo, autoridades del gobierno capitalino presentaron el protocolo de actuación y seguridad que se llevará a cabo durante la marcha del 8M en la Ciudad de México.

En la videoconferencia de prensa, la subsecretaria de Desarrollo Institucional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Marcela Figueroa Franco, dio a conocer que habrá 1,700 mujeres policías distribuidas a lo largo de la ruta; además, 600 elementos pertenecientes al agrupamiento Atenea y 400 adscritas a la secretaría de control de tránsito encargadas de regular la vialidad, el control de estacionamiento y garantizar la movilidad peatonal en el perímetro de la movilización.

Por su parte, la Secretaría de Gobierno también desplegará 300 mujeres con chalecos anaranjados para atender en todo momento la manifestación, “En caso de que haya personas que utilicen objetos peligrosos como bombas molotov, martillos, tubos, palos o cualquier otro objeto o arma que ponga en riesgo la seguridad y la integridad de las manifestantes o de las personas que transitan”, advirtió la funcionaria, asegurando que este proceso se hará con apego a los derechos humanos.

En diversos estados del país las movilizaciones comenzaron desde este domingo. En Puebla, decenas de activistas, feministas y personas trans realizaron una manifestación en el Zócalo de la localidad. En Ciudad Juárez, Chihuahua, madres de víctimas de feminicidio y de mujeres desaparecidas realizaron una caravana hacia las oficinas de la Fiscalía del estado donde colocaron cruces rosas y flores.

En tanto en los estados de Mérida, Yucatán, y en Oaxaca, y en Monterrey, Nuevo León, se registraron pintas en edificios bancarios, paredes y fachadas de lugares históricos previo a las movilizaciones del 8 de marzo.

Una manifestación separatista (exclusivamente de mujeres) se llevó a cabo en la ciudad de Cancún, conformado por colectivos feministas que comenzaron su protesta a las 4:30 de la tarde de este miércoles en las inmediaciones del Palacio Municipal de Benito Juárez.

Las organizadoras de la movilización delimitaron un perímetro con cintas amarillas para evitar infiltrados durante la manifestación; el grupo avanzó por la avenida Tulum hasta llegar a la “Glorieta del Ceviche”.

En esa zona realizaron pintas y también alzaron la voz a través de cánticos acompañados de tambores, así como mantas con sus consignas. También colocaron zapatos rojos con historias de las víctimas de feminicidio en Quintana Roo.

En el lugar las manifestantes tuvieron roces con periodistas que se adentraron en el contingente, cruzando las cintas amarillas que colocaron las organizadoras para que externos no entorpecieran la movilización.

Algunas de las manifestantes se acercaron a la prensa para cubrir con pancartas los celulares con los que estaban transmitiendo, lo que desató una discusión entre los colectivos y medios hasta que personal de Derechos Humanos detuvo la situación.

Posteriormente la marcha caminó al kilómetro 0 hasta la rotonda en la cual también dejaron pintas, mientras que en la intersección del Bulevar Kukulkan y Bonampak bloquearon el tráfico vehicular donde una manifestante se hincó por varios minutos en medio de la calle.

De igual forma instalaron cruces rosas, que habían llevado durante todo el recorrido, en la glorieta, para simbolizar a las víctimas de feminicidios en el estado.

Las manifestantes continuaron su marcha hasta el Malecón Tajamar, donde cantaron y dieron por concluida la movilización con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, también conocido como 25 N.