Con 202 votos a favor y 141 en contra, España se convierte en el 4° país de la Unión Europea en aprobar la eutanasia.

La ley entrará en vigor dentro de 3 meses, y se podrá aplicar a cualquier persona mayor nacional o residente de España que compruebe que tiene una enfermedad grave, crónica e incurable además de que sea capaz y consciente al realizar la petición de eutanasia; esta deberá ser firmada sin presión externa y 15 días después deberá confirmar esta decisión.

Los médicos pueden negarse a esta petición si consideran que no se cumplen los requisitos para su aplicación, esta debe ser aprobada por otro médico y por la comisión de evaluación.

Este servicio será financiado públicamente y también puede ser ofrecido por servicios privados.

El Presidente del gobierno español Pedro Sánchez celebró esta ley mediante su Twitter “Hoy somos un país más humano, más justo y más libre. La ley de eutanasia, ampliamente demandada por la sociedad, se convierte por fin en una realidad. Gracias a todas las personas que han peleado incansablemente para que el derecho a morir dignamente fuera reconocido en España.”

 

A través de un abogado los ejidatarios de Cozumel buscaron ampararse ante un juez de Distrito para cultivar cannabis con fines industriales y medicinales, en cuatro mil 500 Hectáreas y hoy están en busca de inversores locales y extranjeros.

El Comisariado Emilio Novelo Flores reconoció el trabajo de los legisladores en aprobar la iniciativa para el cultivo de cannabis y están a la espera de que los demás estados puedan avalarlo, pues se requiere que 17 de los 32 Congresos les den visto bueno.

El ejido entra en la etapa de producción, pues buscan el permiso cooperativo, ya que una persona no puede tener más de una hectárea sembrada. Para el productor el precio del gramo de cannabis cuesta 2 dólares (40 pesos), y su cultivo puede ser a cielo abierto o invernaderos.

De igual manera invitan a los laboratorios a poner su base en Cozumel, pues si se logran cultivar las 4 mil 500 hectáreas de cannabis van a necesitar que sean transformadas para uso médico, lúdico e industrial.

“Este recurso que pueda generar, se pueda dedicar a seguridad, para combate a las adicciones y para la educación para los gastos que los estados puedan tener. Debe ser una paraestatal que maneje este recurso para la transparencia de las concesiones que se otorguen”, detalló Novelo Flores.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dio a conocer los lineamientos en materia de control sanitario del cannabis y sus derivados, que incluye regulación para fines médicos y científicos; los involucrados respetarán los criterios sanitarios para la comercialización, exportación e importación de productos con uso industrial que contengan derivados del cannabis.