En el norte del Estado de Quintana Roo se han puesto de moda las fiestas clandestinas denominadas como Jungle Party o Secret Location. Por lo que la Comisión Contra Riesgos Sanitarios en el Estado (COFEPRIS), se encuentra trabajando de la mano con la Sefiplan, Protección Civil, Guarda Nacional y Autoridades Municipales, para realizar operativos mediante el uso de drones para ubicarlas y posteriormente clausurar dichas fiestas.

Este tipo de eventos se realizan en medio de la selva, en lugares de difícil acceso, por lo que las autoridades deben recurrir al uso de drones, para su localización y posterior a ello, dar parte para el movimiento de los elementos correspondientes, quienes realizarán la suspensión del evento.

La difusión que tienen las Jungle Party es de forma muy secreta, ya que se divulgan Invitaciones digitales atreves de WhatsApp, donde posteriormente de confirmar tu asistencia te dan la ubicación y por último te piden que no lleves tu celular, ya que buscan que no haya evidencias de fotos y videos del lugar.

Las distintas instituciones invitan a la población a que no asistan a este tipo de eventos, ya que representan un foco de infección importante, recordando que aún estamos en la lucha contra el COVID-19, por lo que el uso del cubrebocas, gel antibacterial, respetar la sana distancia, no salir de sus casas a menos de ser necesario y además evitar la sobreocupación del aforo permitido, ayudaran a gran medida a seguir evitando contagios.