El hallazgo de un cadáver embolsado en la colonia Mártires Antorchista de Chetumal movilizó a las autoridades quienes se dispusieron a inspeccionar la zona de humedales conocida como “La Sabana de Chetumal”. Dentro de la bolsa se encontraba el cuerpo de una mujer identificada como Jeydi Sarauza Gil de 35 años de edad quien la noche anterior habría salido para encontrarse con un conocido, pero ya no regresó.

El cuerpo fue descubierto la mañana del domingo por una persona que se encontraba recogiendo leña al final de la avenida Erick Paolo Martínez, a un kilómetro hacia dentro de un camino de terracería de la antes mencionada colonia irregular. Policías de Quintana Roo confirmaron que se trataba del cadáver de una persona del sexo femenino que estaba amarrado de pies, manos y boca con cinta canela.

El sitio fue acordonado con cinta amarilla para realizar los trabajos de búsqueda de indicios sobre este caso. Elementos de servicios periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE) confirmaron se trataba de un cuerpo humano, cubierto con dos bolsas negras. Horas más tarde el cuerpo fue identificado por sus familiares gracias a un tatuaje en forma de aves el cual portaba en uno de sus brazos.

La mujer de 35 años de edad salió en la noche del sábado para encontrarse con un amigo, pero horas más tarde su teléfono dejó de recibir mensajes y llamadas.

Jeydi Sarauza era madre soltera y dejó a tres niñas huérfanas. En redes sociales se ha convocado a una marcha para pedir justicia por Jeydi.